ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

Los maestros joyeros del Centro Platero abrieron sus talleres después de tres meses, pero el panorama es desalentador por las nulas ventas y poca afluencia de personas.

Miguel Ángel Núñez del taller Mezquital del Oro, aseguró que desde el 20 de marzo, solo tuvo 3 trabajos y a una semana de la reapertura solo ha vendido un par de aretes y ha hecho dos reparaciones.

Tiene el taller desde 1990, consideró que 2020 será el peor año desde que se dedica a la orfebrería, “lo que da más temor es que no sabemos hasta cuando termine esto de la contingencia”.

Detalló que tuvieron que cumplir con adaptaciones de los espacios de venta, con la colocación de separaciones de mica y vidrio, protocolos de ingreso para clientes y trabajadores, que fueron avalados por la Subsecretaría de Desarrollo Artesanal.

Normalmente recibían entre 10 y 15 clientes diariamente, en Semana Santa era la mejor época con un repunte considerable en visitas y ventas, pero de regreso a la nueva normalidad solo reciben 2 personas al día.

Precisó que en el caso de Mezquital del Oro, es un taller familiar, no tienen trabajadores, pero hay otros talleres que sí, siguen pagando salarios y sin ventas la situación se complica más.

Advirtió que de los 16 talleres de plata que hay en el Centro Platero hay algunos que no han abierto en meses y que quizás tengan contemplado ya no seguir, por lo complicado de la situación.

Aunque están abiertos 10 talleres de 10 de la mañana a 4 de la tarde, la gente llega de a poco, en ocasiones solo a preguntar o a dejar para reparaciones menores, algunos orfebres prefirieron no dar declaraciones.

La encargada de Loetru Orfebres, expuso que de su taller dependen 4 familias, en tres meses tuvieron su primera venta que fue una cadena con un dije.

Daniela Lozano fue su primera clienta, necesitaba un obsequio de cumpleaños y se enteró a través de redes sociales que ya estaba abierto el Centro Platero, por lo que decidió ir y comprar.

Detalló que la atención fue con todos los protocolos necesarios, iba acompañada y solamente entró ella, pasó por el filtro sanitario y uso el dispensador de gel alcoholado.

La encargada aseguró que ellos como pequeña empresa no pueden quedarse en casa, necesitan trabajar para poder mantener el taller y el pago a sus trabajadores, el cual no han dejado de hacer.

Los joyeros reconocieron que se les han brindado apoyos económicos con préstamos, pero no los han aceptado porque no saben si podrán pagarlos después.

Hicieron una invitación para que visiten el Centro Platero adquieran sus productos y apoyen al sector joyero que vive directamente de sus ventas.


Los comentarios están cerrados.