Alejandra Acuña
Alejandra Acuña

Nuevos retos y oportunidades (Parte I)

 

Han pasado ya cuatro meses desde que se registró el primer caso de COVID-19 en México y para la historia de la humanidad ha sido una prueba muy difícil, sin precedentes, ya que desde cada una de nuestras trincheras ha implicado distintos retos, pero lo que es una realidad es que todas y todos hemos tenido que reaccionar rápidamente para sobrellevar dicha emergencia.

Aún resulta complicado entender qué implica esta nueva realidad, por un lado, estamos generando nuevos protocolos para poder regresar a la normalidad y para seguir conviviendo incluso entre familiares y amigos. Dentro de las prácticas que al parecer no van a desaparecer pronto, se encuentran el uso de cubrebocas, de bactericidas en las manos y pies previo a ingresar a un lugar, medición de la temperatura, distanciamiento en filas y asientos, arcos de desinfección, en algunos casos la necesidad de someterse a una prueba de COVID-19 previo a alguna cirugía, etc. Es incierto el saber hasta cuándo serán estas nuevas medidas, incluso resulta incierto el imaginar un regreso a clases; desconocemos cómo serán las aulas ahora o los protocolos que tendremos que seguir a fin de convivir a la hora del recreo. Ciertamente las nuevas generaciones experimentarán una infancia distinta a la que muchos conocimos.

Por otra parte, hemos visto cómo se han puesto a prueba las marcas y, ante este escenario, hemos visto una asombrosa capacidad por parte de las mismas para adaptarse y seguir generando ventas; hemos sido testigos de cómo han rediseñado empresas en torno a la realidad que nos acontece, por lo que me parece interesante pensar en las oportunidades que vienen posterior a la crisis, sobretodo poder vislumbrar las áreas de oportunidad que vendrán para la reactivación económica. Un área de oportunidad importantísima es para el sector de la comida, ya que durante el confinamiento ha aumentado notablemente la demanda por la comida saludable y que cumpla con los protocolos de cero contacto, por lo que las oportunidades no solamente son para restaurantes, también lo son para negocios que se encuentren en el giro de la comida, o incluso hay una importante tendencia respecto a los huertos en casa. Otra de las áreas de oportunidad que sin duda han tenido un crecimiento importante durante esta pandemia ha sido el comercio en línea, pues entendiendo que 4 de cada 10 personas actualmente se encuentran en resguardo, ha potenciado sobremanera las ventas en línea, y de manera colateral esto ha incrementado las entregas a domicilio, por lo que ha obligado a las empresas a fortalecerse en cuanto a tecnología, experiencias de usuarios y de servicios, ofertas de productos y entregas a domicilio, dando así, pauta a un sin fin de áreas de oportunidad nuevas.

Otro esquema que presenta un sin fin de oportunidades, y que sin duda ha representado un paradigma inimaginable en esta pandemia, es la tecnología de soporte, y esto refiriéndonos particularmente a lo que veíamos en un futuro de trabajar o estudiar desde casa, y que hoy es una realidad, por lo que hemos visto cómo ha incrementado el uso de plataformas de comunicación, organización, las nubes que permiten manipular documentos compartidos, etc. Por lo que de manera paralela, abre otros esquemas de oportunidad como lo es el poder ofrecer cursos, desarrollar herramientas, metodologías, aplicaciones etc. Debemos entender que el home office y el home school van mucho más allá de contar con una computadora en casa, por lo que la prueba radica en salirnos de la caja y pensar en grande, a fin de encontrar productos y servicios nuevos para estas tendencias.

Éstas son algunas de las áreas de oportunidad. Honestamente hay más, por lo que la siguiente semana me gustaría seguir escribiendo al respecto y poder seguir reflexionando juntos, creo que el poder tener en perspectiva estos temas puede ayudarnos a abrir la mente, echar a andar la creatividad y ampliar nuestro rango de incidencia.

 


Los comentarios están cerrados.