REFORMA
REFORMA

WASHINGTON. En un encuentro donde hubo más elogios mutuos que alusiones a problemas concretos, los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Estados Unidos, Donald Trump, sellaron ayer una alianza económica, a sólo unos meses de las elecciones norteamericanas.

En la declaración conjunta que ambos mandatarios firmaron no hubo mención a problemas como la violencia, el muro fronterizo, el consumo de drogas y el tráfico de armas entre ambas naciones, y por el contrario se privilegió la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y las inversiones entre las naciones, así como la coordinación binacional ante el Covid-19 y la reactivación económica ante la crisis mundial.

En su primera visita oficial en el extranjero, el Mandatario mexicano reivindicó frente a Trump el papel de los migrantes en el desarrollo de Estados Unidos y recordó al republicano que algunos sus más destacados antecesores no se han entrometido en la vida interna de México ni en sus decisiones políticas y energéticas.

Desde el Jardín de las Rosas, en la Casa Blanca, el tabasqueño le agradeció no tratar a México como una colonia y el tono de sus expresiones hacia los mexicanos.

«Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto. Nos ha tratado como lo que somos: un País y un pueblo digno, libre, democrático y soberano», dijo López Obrador.

A pesar de la tradicional posición antiinmigrante de Trump, el Presidente mexicano reconoció «el buen trato» que se ha dado a los connacionales y las deferencias que ha tenido hacia él en lo personal.

«Durante mi mandato como Presidente de México, en vez de agravios hacia mi persona y -lo que estimo más importante- hacia mi País, hemos recibido de usted, comprensión y respeto», sostuvo. Quise estar aquí para agradecerle al pueblo de Estados Unidos, a su Gobierno y a usted, presidente Trump, por ser cada vez más respetuosos con nuestros paisanos mexicanos», resaltó.

Previamente, el norteamericano pronunció una lista de cumplidos y agradecimientos para su invitado y reconoció la contribución de los migrantes mexicanos, a quienes en el pasado se ha referido como asesinos y violadores.

«Estados Unidos alberga a 36 millones de mexicanoamericanos que fortalecen nuestras comunidades y colorean todos los trazos de la vida de nuestra nación; además, son grandes hombres y mujeres comerciantes, conforman un gran porcentaje de propiedad de negocios.

«Son sumamente exitosos, son como usted: grandes negociantes, grandes personas y seres honorables», resaltó un Trump, con inusual amabilidad.

El estadounidense y aspirante a la reelección presidencial destacó que la relación con México jamás había sido tan estrecha, con estos niveles de amistad, confianza y un respeto mutuo que honra la dignidad de ambas naciones.

«Estamos edificando una alianza económica y de seguridad, y juntos hemos abordado los temas más apremiantes que enfrentan ambas naciones, que no se habían resuelto ni tratado por varios años», resaltó.

Por: Isabella González


Los comentarios están cerrados.