REFORMA
REFORMA

Ante el riesgo de que a fines de año aumente el número de personas con influenza, que puede contraerse además del Covid-19, la capacidad para obtener los resultados de las pruebas es mejorada, reportó el Gobierno de la Ciudad.

«(Buscamos) fortalecer los laboratorios para hacer pruebas de PCR, que son las confirmatorias rápidas para identificar si es influenza o es el nuevo coronavirus, y así poder rápidamente atender en la perspectiva de lo que se requiere», comentó la Secretaria de Salud, Oliva López Arellano.

Para reducir el impacto conjunto de ambas enfermedades, tanto en las personas como en la capacidad de atención hospitalaria, con el Gobierno federal se trabaja para anticipar la campaña de vacunación por influenza, agregó López Arellano.

Regularmente la campaña inicia a fines de octubre, pero esta vez iniciar· desde principios de ese mes y, en lugar de aplicar 1 millón 100 mil vacunas, ahora serán 2 millones.

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, explicó que para prevenir el crecimiento de casos, en vez de 2 mil 100 pruebas diarias, a partir de la siguiente semana serán aplicadas 2 mil 500 pruebas, sólo en el caso de las instalaciones de salud de la Ciudad.

En este momento, están disponibles 50 mil, operadas por los institutos nacionales de Nutrición y de Medicina Genómica.

«Entonces, ahora aumentamos 50 mil pruebas más con ellos y además 50 mil pruebas que fueron donadas a través de la Secretaría de Relaciones, alemanas y la adquisición de otro n˙mero similar de pruebas», indicó Sheinbaum.

Previo tamizaje y cuestionarios aplicados por los brigadistas en calle en busca de casos, los vecinos de las colonias con semáforo rojo podrán acudir a los kioscos dispuestos por la Secretaría de Salud a partir del miércoles, en tanto que cualquier persona puede acudir a los 117 centros de salud, en donde después de evaluar si es necesaria, se puede aplicar una prueba gratuita, añadió la Jefa de Gobierno.

Para las personas que superaron en casa la enfermedad del Covid-19 es innecesario hacerse una prueba después, pues con las dos semanas transcurridas, en promedio, se considera, que el mal fue superado.

 

Iván Sosa
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.