REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La obra magna del gobierno federal, el Tren Maya, está tolerando que los sindicatos acudan a las viejas prácticas de impedir la libre asociación sindical lo que contraviene la reforma laboral e incluso los compromisos adquiridos en el T-MEC.

Con la puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, los socios comerciales pondrán lupa a la libertad con la que los trabajadores eligen un sindicato y se da cumplimiento a la negociación colectiva, una condición que obligó al Gobierno a reformar la ley laboral.

Bajo la nueva ley laboral, la empresa debe contratar a quien quiera y luego los trabajadores decidirán si se sindicalizan o no, explicó el abogado Pablo Franco.

Hasta el momento se han licitado 4 tramos del Tren Maya, los cuales ya están repartidos entre los sindicatos. Esto implicaría que para conseguir un trabajo en las obras es necesario afiliarse, pues estas organizaciones les darán preferencia a sus trabajadores.

Sindicatos afiliados a la Confederación Autónoma de Trabajadores Empleados de México (CATEM) dirigida por Pedro Haces, senador suplente por Morena, tendrán los contratos de los tramos 1,3 y 4.

Reynol Neyra, secretario de Acción Política de esta Confederación, confirmó que ya tienen contratos colectivos firmados para el acarreo y suministro de materiales.

«Les invitamos a acercarse a las diferentes oficinas que se habilitarán en los diferentes municipios para llevar la documentación necesaria para la solicitud de trabajo», se lee en el Facebook de la Federación de Trabajadores de Campeche CTM.

En cuanto al tramo 2, el secretario general de la Federación de Trabajadores de Campeche, afiliada a la CTM, Wilgem Hernández Cherrez y el secretario general del Sindicato «Belisario Domínguez» de Trabajadores de la Industria de transporte y conexos de la República Mexicana, José Janitzio Soto Elguera, ya hicieron público mediante una conferencia de prensa que tienen el contrato colectivo.

Abogados laborales advirtieron que este proceder se contrapone a la reforma laboral y podría dar pie a denuncias internacionales bajo el Tratado.

Por: Verónica Gascón


Los comentarios están cerrados.