ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

Verónica Aguilar Vázquez, trabajadora del Archivo General de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), expuso la preocupación que existe entre el personal de la institución, por la falta de información en temas como las finanzas, pues las autoridades toman decisiones a conveniencia, “como pedir préstamos”, generando problemas futuros.

Detalló que para nadie es nuevo la ausencia de posturas por parte de las autoridades que dirigen la máxima casa de estudios, sin embargo, con esas acciones traen otros problemas que afectan el propósito y pleno funcionamiento de la universidad, que es ofrecer educación.

Puntualizó la falta de saneamiento estructural en las finanzas, con la ausencia de información real, confiable y accesible, así como los créditos adquiridos y su viabilidad en el pago con el SPAUAZ, entre otras instituciones.

“Se toman decisiones fáciles para salir del paso, no siempre las más viables o correctas. Esta falta de posturas firmes impide dar certeza a la comunidad universitaria, desde lo más simple hasta lo más complejo”, explicó.

Refirió que se ha tenido desinterés por dar transparencia al ejercicio del recurso, entrega de cargas de trabajo, detener la contratación por honorarios, y dar certeza laboral a los tiempos determinados.

Sobre todo, enfatizó que una de las acciones que más ha hecho falta en la dirigencia de la universidad es “sancionar a quienes infringen nuestra normatividad interna”.

Es decir, que las instancias funcionen, sean eficientes y eficaces en la atención y resolución de conflictos, así como erradicar malas prácticas como el autoritarismo, nepotismo, favoritismo y corporativismo.

Además, hay nula tolerancia y naturalización de violencias, como acoso y hostigamiento laboral y sexual, agregó.

Ante ello, pidió realizar un verdadero ejercicio de transparencia, dando a conocer la recaudación de los recursos internos por unidades académicas, programas y otros, de acuerdo a la información de credencialización, seguros, cuotas, certificados, cursillos, cursos de titulación, cursos propedéuticos, venta de servicios, entre otros.

“Lo más complejo será quién se va a hacer responsable por los incumplimientos ante la Federación; quién dará respuesta a la comunidad universitaria”, dijo.

“Sólo hacemos preguntas de las que, hasta ahora, no tenemos respuesta”, puntualizó.


Los comentarios están cerrados.