ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

lo cuatro de cada diez conductores de transporte público establecen medidas sanitarias en su unidad, como distancia entre lugares, uso obligatorio de cubrebocas en los pasajeros y limpieza constante, detalló María Ruiz Barrón, jefa del Departamento de Promoción de la Salud.

Como parte de la revisión preventiva de filtros que realiza la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) en los camiones urbanos, la funcionaria refirió que aún se observa una gran falta de compromiso por parte de los operadores de las unidades, para proteger la salud de sus usuarios.

Sin embargo, advirtió que la responsabilidad debe partir de cada persona y, en este tenor, aún se tiene un gran porcentaje de personas que utilizan el transporte público sin prever las acciones más sencillas, como el uso de cubrebocas.

“Lamentablemente tenemos dos sectores, el que se cuida y el que ni si quiera cree en el coronavirus”.

“En nuestras revisiones, subimos al camión y entregamos a la gente cubrebocas; hemos recibido desde un gracias hasta personas que se burlan frente a nosotros porque no creen; hay gente que lo toma, pero lo guarda, no se lo pone”, expresó.

Refirió que la población debe tomar consciencia de lo que implica esta emergencia sanitaria pues, si bien un porcentaje de la población no quiere adoptar los cuidados que se debentener por cuenta propia, “por lo menos tener la seguridad, conciencia personal, de que actuamos con medidas”.

Temor de contagio

Alejandra es una joven que desde que inició la contingencia no ha parado de trabajar, pues su actividad como enfermera es esencial.

Para ella, el transporte público se ha convertido en uno de sus principales temores, por la cantidad de gente que utiliza el servicio diariamente, la cual puede representar un foco de infección por no tomar las medidas sanitarias.

Ella ha sido testigo de que, pese a las determinaciones de llevar sólo el 50 por ciento de pasaje y las unidades aseadas,la acumulación de personas se sigue dando en asientos y pasillos, “dejando la sana distancia afuera del camión, porque ya ni esa cabe”.

“A pesar de que mi trabajo es en un sitio que representa riesgo por las personas que atendemos, como personal tenemos un control para que todos sigan las medidas necesarias, pero qué gano si saliendo de la jornada tengo que regresar a casa en un camión donde nadie respeta estas medidas”, reprochó.

En el caso de Rosario, una mujer que trabaja en una empresa de telecomunicaciones, expresó su molestia por acciones implementadas como el Programa Hoy No Circula, que la limitó a viajar por dos días a la semana en transporte público, siendo un riesgo para ella y su familia.

“Yo vivo con mi madre, que es de la tercera edad, y mis dos hijos, sólo yo salgo a trabajar o a realizar las compras que se necesitan para no arriesgarlos, pero con esto del No Circula, ahora yo me convierto en ese riesgo, porque me expongo con mucha gente que ni un cubrebocas trae”.

Comentó que, cuando se anunció dicho programa, se estableció que las personas en actividades esenciales podrían presentar un oficio que especificara su trabajo, para dar posibilidad de trasladarse en su coche, sin embargo, a pesar de contar con el oficio de su empresa, se le retiró su vehículo.

“De nada sirvió el escrito que me dieron, los oficiales me detuvieron, me dijeron que no podía circular por la terminación de mi placa y cuando les dije que traía mi oficio, me dijeron que era para personas como doctores o personal de salud, dejándome sin vehículo”.


Los comentarios están cerrados.