REFORMA
REFORMA

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19, la falta de capacidad de almacenamiento y los sismos impidieron a Pemex cumplir con las metas de refinación que se propuso para los meses de abril, mayo, junio y julio.

Así lo detalla el documento «Proyección de incremento de carga del plan emergente del sistema nacional de refinación por ahí bajo costo de crudo», presentado este medio día ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Según los planes de Pemex, la meta para abril era procesar 805 mil barriles diarios, pero sólo se lograron 669 mil.

En Mayo, se buscaba un incremento en la refinación a un millón de barriles, pero lo procesado quedo en 641 mil.

Para junio la meta era de 890 mil y solo se procesaron 583 mil; mientras que para julio no se alcanzó el objetivo de más de 1 millón y sólo quedó en 532.4 mil barriles diarios.

«No se incrementó el proceso proyectado en los meses de abril junio debido a la baja demanda de gasolina», se lee en el documento, en referencia a la pandemia de Covid-19.

«Asimismo, debido a la falta de almacenamiento de productos finales de alto volumen».

Ante el Presidente, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró que los sismos también fueron un factor determinante que impidió cumplir con las expectativas planteadas, aunque confió en que puedan ponerse al dÌa.

«La proyección era cerrar el año con proceso de 1 millón 200 mil barriles y en junio estuvimos en un promedio de 583 mil porque tuvimos dos sucesos, el suceso del sismo en Salina Cruz que sacó la refinería casi seis días», dijo.

«Minatitlán también por el sismo salió cuatro días y Tula también estuvo fuera durante tres días. Hoy estamos a 532 mil barriles en julio ya estamos preparándonos para aumentar carga y cumplir con las expectativas que petróleos mexicanos ha manifestado para tener el adecuado balance de gasolinas en el País».

 

Benito Jiménez
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.