ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM

WASHINGTON. Familiares de Vanessa Guillén se reunieron con el presidente Donald Trump para exigirle una investigación independiente y castigo para responsables y encubridores del asesinato de la soldado en la base militar de Fort Hood, Texas; además, reclamaron que facilite una legislación para denuncias de acoso en las Fuerzas Armadas.

El encuentro se llevó a cabo este jueves, en la oficina oval. El primer mandatario de Estados Unidos se comprometió con los afectados –originarios de Río Grande, Zacatecas– a responder a sus demandas. Afirmó que la investigación no cesará hasta tener un desenlace justo para la memoria de la joven, a quien le arrebataron la vida a los 20 años.

También les prometió que apoyará con recursos, aunque no se precisó la cifra, y que agilizará los trámites para que los restos de Vanessa sean entregados, ya que por burocracia están retenidos y no se ha podido hacer el funeral. “Es una historia terrible”, reconoció Trump.

La abogada Natalie Khawam acompañó a la familia Guillén y expuso el brutal asesinato en el que presuntamente participó un superior militar. La defensora comparó la muerte de la joven con lo que los terroristas del Estado Islámico le hacen a los soldados estadounidenses al torturarlos antes de asesinarlos.

Proyecto de ley

Kahwam expuso que hay mucha corrupción en el ejército estadounidense, por lo que calificó de necesaria la aprobación de un proyecto de ley llamado “I am Vanessa Guillén”, que busca dar seguridad a los solados en casos de acoso y abuso.

Explicó que la legislación permitiría que, si pasan por una situación de riesgo, los militares puedan acudir a instituciones ajenas al ejército y no solamente a sus superiores. Aseguró que, con medidas como ésta, la muerte de Vanessa se habría evitado.

Las hermanas Guillén, Lupe y Mayra, pidieron una investigación exhaustiva, pues aseguraron que no es el único caso de acoso y asesinato en las bases militares. También estuvieron los padres de la víctima, Gloria y Rogelio, originarios de las comunidades Los Delgado y Los Conde, de Río Grande, quienes le pidieron al presidente honrar la memoria de su hija “con la verdad”.

 

Yo soy Vanessa

Momentos antes de la reunión, con la consigna “I am Vanessa Guillén” (Yo soy Vanessa Guillén) manifestantes respaldaron a la familia de la joven y se unieron al reclamo de justicia. En las inmediaciones de la Casa Blanca se realizó un mitin encabezado por las hermanas de la soldado.

Lupe Guillén, quien a sus 17 años se ha convertido en un símbolo de la lucha, reprochó que el ejército no defendiera a Vanessa. Insistió en que debe haber una investigación federal para que la verdad sea revelada y poder frenar el acoso y la violencia sistemática de los altos mandos.

Enfatizó que hablar con Donald Trump será para que ya no existan más muertes impunes al interior de las bases militares estadounidenses.

Arropada por gritos de “no estás sola”, Gloria, ahora conocida como Mamá Guillén, precisó que, a pesar de estar destrozada por la muerte de su hija, sacó fuerzas para estar en el encuentro con el presidente y pedir justicia por “la niña tan maravillosa que nadie podrá devolver”.

Agradeció el apoyo de la congresista demócrata Sylvia García, quien respaldó la lucha después de que las autoridades locales de la base de Fort Hood y del estado de Texas la ignoraron.

“Se burlaron de mí, pero miren donde estoy ahorita, a punto de ver al presidente de la nación, que sé que no es Dios, pero él podrá ayudar. […] Ésa no es una base, es un cementerio. Se merece ser cerrada. Si mi hija aparece muerta, dije, esa base se cierra”, recordó Mamá Guillén.


Nuestros lectores comentan