STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

La industria de la moda se suma a la campaña contra el coronavirus. Javier Simorra, firma española, ha diseñado una colección de invierno que anula el 99,99% de bacterias y virus protegiéndonos de un posible contagio.

Desde que llegó la pandemia a nuestras vidas, el sector textil ha intentado contribuir a la lucha contra el virus. Apostaron durante la cuarentena por fabricar trajes de protección para los sanitarios o mascarillas para la población. Ahora un diseñador presenta una colección de ropa de invierno que desactiva el virus.

Javier Simorra ha anunciado sus prendas anti-COVID, una serie de chaquetas, gabardinas y pantalones que están fabricadas con materiales capaces de matar al virus en poco tiempo para protegernos de él. El Corte Inglés se ha sumado a esta iniciativa y venderá las prendas en sus tiendas a partir de septiembre.

En la web de Simorra nos encontramos con varias prendas en distintos colores: una gabardina, una capa, sudaderas, pantalones deportivos y camisas creadas para hacer de barrera entre el virus y nosotros. Todas estas prendas son el resultado de un proyecto de investigación en colaboración con otros países.

España, Alemania, Suiza y Japón están implicados en este proyecto impulsado por el laboratorio de la firma Simorra que busca desarrollar prendas para mejorar la vida de las personas. Es innegable que la prioridad ahora mismo es parar el virus y ese es el objetivo que se han propuesto en Urban Proyect donde han dado con la fórmula textil que inactiva el 99,99% de las bacterias y virus.

La nueva colección está fabricada con tejidos aprobados y conformes a la normativa europea y han pasado las pruebas de efectividad a las que han sido sometidos en “varios laboratorios de reputación internacional bajo las normas ISO pertinentes”, explican desde la marca Javier Simorra.

La clave para anular los virus y bacterias son los tejidos con los que están confeccionadas las prendas. Hablamos de materiales sintéticos como el poliéster que permiten que el compuesto de químicos que se aplican para matar al virus se integre mejor. Su efectividad es mayor que en tejidos orgánicos como el algodón o el lino.

Eduardo Dimas, director general de Javier Simorra, explica que “se trata de un compuesto que desactiva una proteína del coronavirus, con una efectividad de casi el 100% en los primeros 30 lavados”. Este es principalmente el inconveniente de estas prendas que, al igual que las mascarillas de tela, sólo es efectivo y nos protege del virus durante los 30 primeros lavados.

Las mascarillas de tela pierden su efectividad entre 5 y 10 lavados, después deben tirarse y comprar otras. No obstante, las mascarillas suelen tener un precio que en promedio esos 10 usos salen bastante baratos. En el caso de las prendas de Simorra, su calidad y el coste de la investigación de los tejidos establecen precios no aptos para todos los bolsillos. La gabardina cuesta en preventa 368 euros.

Solo el tiempo dirá si esta tendencia antibacterias se extiende por el resto de firmas de moda hasta llegar a las marcas lowcost y proteger a toda la población contra la COVID-19 y otros posibles virus que aparezcan en el futuro.

Información de Agencia ID


Los comentarios están cerrados.