STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

La relación existente entre el crecimiento de la venta de autos y el mercado de seguros de vehículos es directa y el comportamiento de una de las variables rápidamente se hace sentir en la otra. Se puede decir que uno de los sectores de la economía que, anteriormente a la presente cuarentena, reflejaba crecimiento era el de los seguros y, dentro de ellos, el de venta de pólizas de seguro para vehículos. En marzo de este año, el director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) informaba que la colocación de primas de seguros de automóviles registraba un crecimiento del 4.7%, con base en el aumento del 2.9% de pólizas en autos ligeros y de 8% en el área de camiones.

La irrupción de la pandemia por Coronavirus en el país, no solo desató una crisis sanitaria que aún no se puede controlar – con cerca de 40 mil fallecidos y 3340 mil casos positivos- y que coloca a México dentro de los 7 países más complicados en términos de contagios, sino que implicó la paralización de la mayoría de las actividades económicas por un período considerable de tiempo en virtud de la cuarentena dispuesta con el objetivo de frenar la cadena de contagios del nuevo virus. Hoy en día, a pesar de haber pasado ya siete semanas desde que el país ingresó en la etapa llamada “nueva normalidad”,  el movimiento continúa sin retomar su ritmo anterior a la cuarentena y el crecimiento económico demora en llegar.

Automóviles: una de las peores caídas en ventas

Para el cierre del 2020, las previsiones de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) pronostican una caída total anual de un 30% en las ventas.

Los números relativos a la venta de vehículos 0 km. ya eran negativos anteriormente a la cuarentena y así se mantuvieron y acentuaron: desde enero a junio de este año fueron comercializados 436,445 autos, 31% menos que los registrados en el primer semestre del 2019. Solo en junio, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía, la disminución en la venta de autos fue del 41% como consecuencia de la pandemia. Todas las automotrices reflejaron caídas, si bien las mismas difieren significativamente. Así por ejemplo las ventas de Mazda disminuyeron un 2.3%, Subaru un 11%, Volvo 12.5%, BMW un 26% y Peugeot un 25%. Por otro lado las compañías automotrices con mayor volumen de operaciones en el mercado nacional son las que registraron los peores índices: Nissan con caídas del 46%, General Motors 38% y Volkswagen 51%.

La buena noticia es que en dicho mes se vendieron 20,809 unidades más que en mayo -con caída de -59% siendo el peor mayo registrado en 25 años-  y esto se debe a que, desde el primero de junio, en algunos estados ya se autorizó la apertura de las agencias y pisos de venta en entidades como Jalisco, Nuevo León y Ciudad de México quien comenzó recién el 29 del mes.

La incertidumbre persiste especialmente teniendo en cuenta que, frente a la actual situación sanitaria y los casos de contagios por Covid-19 cuyo número continúa en aumento, aún existe el riesgo de que se vuelva a ordenar la paralización de actividades  comerciales en algunos estados afectados, siempre que se regrese al semáforo rojo, según el AMDA.

¿Qué esperar de los seguros?

Ante este panorama cabe cuestionarse cómo impacta el mercado en la cobertura del seguro y cómo la actual pandemia está afectando el devenir del sector asegurador que, como se mencionó, es un sector que tiende al alza y que previo a la cuarentena registraba buenos porcentajes de crecimiento.

La primer gran modificación con fuerte incidencia en las aseguradoras fue la medida de distanciamiento social impuesta desde el mes de marzo, lo que se tradujo en que la movilidad se redujo entre un 50% y 60% en algunas localidades. Junto con esto también los reportes de accidentes de automóviles percibieron una caída importante cercano al 30% y 40%. No obstante, aunque disminuyó la frecuencia de los mismos, aumentó la peligrosidad de estos así como la gravedad de los daños causados.  Según Mario Alberto Villas, subdirector de prevención de riesgos de la Aseguradora Qualitas, esto se debe a un exceso de confianza en los conductores en virtud de encontrarse “los caminos despejados”, lo que lleva a perder noción de la velocidad.

Se estima que a medida que se vayan reactivando las actividades a nivel nacional crecerá el ritmo de circulación en todas las vías, por lo que los conductores volverán a ser más cautelosos principalmente en el control de la velocidad, pero a su vez aumentarán las probabilidades de sufrir un accidente automovilístico.

Otro gran factor influyente, como ya se mencionó, es el de la caída de ventas de los automotores. Según la propia Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), tan solo en el mes de abril la venta de vehículos cayú un 64.5% en el mes en virtud del confinamiento. En palabras del vicepresidente de la AMIS, Juan Riveroll, “la baja en la venta de autos nuevos, evidentemente, nos ha afectado muchísimo”. De hecho, en ese mismo mes, la venta de seguros de coches cayó más del 60% en virtud del desplome en la comercialización de estos productos.

A esta caída se le suma la crisis económica lo que vino a reducir los presupuestos de muchas familias conduciendolas a disminuir gastos y enfocarse únicamente en productos de primera necesidad. Según Ricardo Serna, director de Suscripción de Auto de Chubb México, “en momentos de crisis, los seguros son de los primeros gastos en recortar. Sin embargo, la situación que vivimos puso en evidencia la importancia de la prevención, lo que representa una oportunidad para el sector asegurador.” El gran desafío de las  aseguradoras en este contexto pareciera ser el de ofrecer una atención más personalizada con ofertas adecuadas a la protección y bolsillo de cada cliente, siendo la principal herramienta para ello la digitalización en la prestación del servicio.


Los comentarios están cerrados.