REFORMA
REFORMA

El escándalo por el video «Mom, I’m in Acapulco», dirigido a millennials y centennials, provocó las renuncias del presidente del Fideicomiso para la Promoción Turística (Fidetur), Pedro Haces Sordo, y del director de este organismo estatal, Abraham Garay.

El video muestra a jóvenes de fiesta, bebiendo, comiendo y portando máscaras como forma de invitarlos a visitar Acapulco, diciéndoles que en el puerto guerrerense «no hay reglas» que cumplir.

En redes sociales, usuarios lo consideraron clasista y que no mostraba la esencia del puerto, por lo que fue retirado de la difusión.

Pese a que estuvo presente en el lanzamiento de la campaña, pagada por el Gobierno estatal, el Mandatario de Guerrero, Héctor Astudillo, aseguró que este material fue «equivocado, inoportuno, imprudente y un grave error».

La campaña para promover Acapulco fue realizada por la agencia Materiamist, tuvo un costo de 2 millones de pesos y fue avalada tanto por el Gobierno de Guerrero como por la Secretaría de Turismo federal.

Jesús Guerrero
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.