REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La venta de cachitos para la rifa del avión presidencial que será el próximo 15 de septiembre llegó a Palacio Nacional.

Teresa Cortés, vendedora de Lotería Nacional desde hace 30 años, colocó su puesto frente al acceso 1 del recinto gubernamental para ver si tenía suerte con la venta de los boletos, luego de que la institución le ofreciera el lugar.

Sin embargo, afirmó que en cuatro días su hijo y ella sólo han vendido 10 cachitos, lo cual consideró poco.

«Aquí, aquí no se ha vendido bien, como nosotros quisiéramos porque yo con otros sorteos, con otros billetes he ido a otras instituciones y la verdad se ha vendido muy bien. Yo pensé que por venir aquí a Palacio Nacional iba a ser la gran venta y al menos mi hijo no ha vendido», manifestó la mujer, quien además regala calendarios del avión cuando le compran un boleto.

«Yo ahorita por ejemplo he vendido dos pedacitos».

Expuso que no ha habido promoción por parte de Palacio Nacional y aseguró que en otras instituciones a las que ha acudido para vender boletos de otras rifas se les pide a los empleados que compren.

«Yo creo que no ha habido promoción por parte de Palacio Nacional porque por ejemplo, en las otras instituciones donde yo he ido, ya todo el mundo tiene su escrito donde les dicen que voy a ir y que necesitan que me apoyen comprando. Entonces aquí yo creo que es lo que se necesita para que la gente venga y me compre», aseveró.

La vendedora de Lotería Nacional, que normalmente se ubica a un costado de la Delegación Tlalpan, dijo que, aunque está caro, ha logrado vender, fuera de Palacio Nacional, cinco series de 20 cachitos cada una.

El pasado 27 de julio se informó que se habían vendido un millón 530 mil 800 cachitos, equivalentes al 25.51 por ciento del total disponible, es decir que a 50 días de la rifa faltaba vender el 75 por ciento de los boletos.

Por: Isabella González


Los comentarios están cerrados.