REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Un tribunal federal confirmó hoy sanciones por la simulación de compra de acero de mayor precio para la construcción del monumento Estela de Luz.

La Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) ratificó la responsabilidad resarcitoria fincada en marzo de 2019 por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) contra dos responsables de la obra, conmemorativa del bicentenario del inicio de la Guerra de Independencia.

Se trata de Andrés León Reguera, residente de obra a quien la ASF fincó responsabilidad de 216.3 millones de pesos, y de Juan Alberto Bravo Hernández, asesor técnico administrativo, quien debe responder por un daño de 230 millones de pesos a la Hacienda Pública federal.

Ambos trabajaban para la paraestatal III Servicios, que fue la encargada de contratar a las empresas privadas que ejecutaron la obra.

El 28 de abril de 2010, León y Bravo dictaminaron un supuesto cambio de acero inoxidable que incrementó en el costo del proyecto en 316.5 millones de pesos, pero el TFJA confirmó hoy que, en realidad, el nuevo acero era igual al original.

«No sólo no cambio el tipo de acero contratado originalmente (S-32101), sino tampoco el diámetro. Al 28 abril de 2010 las características del acero eran las mismas del contrato original», explicó la Magistrada Nora Urby Genel, durante la sesión por videoconferencia del Tribunal.

El Tribunal también rechazó el argumento de que no hubo daño a la Hacienda Pública porque el dinero salió de Banjército y fue pagado a paraestatal III Servicios, ya que de todos modos los recursos fueron aplicados en forma indebida.

Leon y Bravo aun pueden impugnar la sentencia del TFJA mediante amparo directo ante un tribunal colegiado de circuito en materia administrativa.

De ser confirmadas en definitiva, las resoluciones de la ASF se convertirán en creditos fiscales, que corresponde al SAT ejecutar.

Por: Víctor Fuentes


Los comentarios están cerrados.