REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. El senador morenista Salomón Jara advirtió que quienes buscan impedir que la comida chatarra llegue a niños no se dejarán chantajear por la industria productora de ese tipo de comida.

Promotor de una iniciativa de ley orientada a impedir que la comida chatarra sea vendida a menores de edad, el legislador oaxaqueño llamó a la industria, a través de un video, a reducir los ingredientes nocivos en sus productos.

Según dijo el legislador, han aflorado «presiones y amenazas» de los cabilderos de la industria promotora de la comida chatarra.

«Pero en el Senado de la República, aunque siempre estamos abiertos al diálogo y somos respetuosos de puntos de vista distintos, somos inmunes a los chantajes y no daremos pasos atrás en nuestra intención de promover el acceso de niños a alimentos que contribuyan a su desarrollo».

«Si algo nos ha dejado claro la actual crisis (de la pandemia) es que el consumo de azúcar y de alimentos procesados con nulo valor nutricional, se ha convertido ya en una grave amenaza y en un importante problema de salud pública. Por ello, llegó la hora de consolidar un cambio radical en materia de alimentación y salud pública», planteó.

«Es momento de generar un gran acuerdo nacional por la salud de niños y adolescentes. Ya se ha hecho público, en fecha reciente, que presentaré una iniciativa de reforma a diversas leyes para garantizar el derecho nuestra niñez a una alimentación nutritiva y saludable, para prohibir la venta de comida chatarra a menores de edad», dijo.

Jara afirmó que si la industria de la comida chatarra prefiere ampararse y buscar que instancias judiciales mantengan el estado actual de las cosas, su interés es proteger sus ganancias.

«Que no digan que están preocupados porque el IEPS lo pagarán los más pobres, ni por qué reducir el acceso a sus productos contribuirá a la mala alimentación (sic), porque para hacerlo deberán probarlo que un refresco, un pastelito y unas papas fritas son un desayuno o una comida que cumple con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Y esa batalla, desde ahora, ya la tienen perdida.

«Si la industria va a organizarse, que sea para acordar la transición de la industria de la comida chatarra y las bebidas azucaradas, hacia una industria de alimentos y bebidas saludables y con alto contenido nutricional».

Por: Mayolo López


Los comentarios están cerrados.