STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

RÍO GRANDE. La parroquia de Santa Elena de la Cruz, encabezada por el párroco, Martín Gómez Rodríguez, organizó una emotiva conferencia histórica, con la intención de que al ser la primer visita del Arzobispo de Durango, Monseñor Faustino Armendaris Jiménez, conociera la historia de la Parroquia, y del municipio.

Durante la conferencia, se ofreció una recopilación histórica, que se conformó por integrantes de distintos grupos parroquiales, entre ellos, Jaime Pacheco, Rosa María Badillo y Celestino Carrillo, quienes hablaron de la historia de la construcción del templo, que inicialmente pertenecía a la jurisdicción de Francisco R. Murguía, Nieves, a las orillas del Río Aguanaval, por Don Alonso López de Lois.

Se retomó el que la parroquia de Santa Elena de la Cruz fue erigida el 7 de Abril de 1848 en el municipio de Río Grande, siendo su primer párroco el Pbro. Fernando Sanguines, el cual comenzó con el trabajo pastoral, y se señalaron a los 23 párrocos que hasta la fecha, han hecho una importante labor por la feligresía.

En esta misma exposición, se recordó a grandes personajes que han transcendido, entre ellos, a Don José Soledad Torres Castañeda, primer Obispo de Sonora, y tierra del actual Arzobispo de Durango; se recordó al Cardenal emérito, Norberto Rivera y al hoy obispo de Nuevo Laredo, Enrique Sánchez Martínez.

En esta conferencia, se contó con la presencia del Secretario del Ayuntamiento, Sergio García Castañeda, así como con la del Cronista Municipal, Arturo Castillo Ramírez, quien anunció que la crónica municipal, localizó al primer fray riograndense, Fray Alfonso de Jesús, hijo de los fundadores de Río Grande.

El Arzobispo de Durango, manifestó el gusto de saber que Río Grande, al ser el granero de México, es una tierra esperanzadora, protegida por Santa Elena de la Cruz.


Los comentarios están cerrados.