REFORMA
REFORMA

GUADALAJARA. Esta semana, dos personas en Europa fueron sentenciadas a prisión por culpa de Picasso.

Jaime Botín, billonario español, parte de los herederos de la familia de banqueros Santander, fue sentenciado esta semana a pasar 18 meses en prisión y 52.3 millones de euros en multa por una corte en Madrid. Es decir: más de mil 349 millones de pesos.

Su crimen fue considerado un intento de despojar a España de sus tesoros artísticos: trató de contrabandear una obra de Pablo Picasso, «Cabeza de una Jovencita» (1906), en su yate.

Botín quiso trasladar la obra a través de la costa de Corsica, Francia en 2015.

Según el medio y consultora especializada en finanzas estadounidense Bloomberg, compró la pieza en 1977.

En 2013 la pieza fue controversial porque otro intento de exportarla a Londres fue frustrado por el ministerio de cultura español que la declaró como tesoro nacional.

En 2015 cuando intentaba sacarla de España fue interceptado por la guardia costera de su país. Según las leyes de patrimonio de ese país, la ley exige permisos especiales para sacar de sus fronteras obras que tengan más de 100 años de antigüedad.

Según argumentaron los procuradores en el juicio, Botín quería vender la pieza en una casa de subastas en Londres, Inglaterra. Botín argumentó que solo quería llevarla a Suiza para asegurarla y mantenerla en buenas condiciones.

Según el Times, Botín le propuso al ministro de cultura de España, José Guirao, un trato en el que el billonario pedía una sentencia más baja a cambio de donar la obra a la nación española.

En otras noticias internacionales, un hombre que dañó otra pieza de Picasso pero en la prestigiosa galería y museo internacional Tate Modern Art en Londres, en diciembre del año pasado, fue sentenciado esta semana a 18 meses de cárcel.

Según reportaron los medios internacionales al respecto, Shakeel Ryan Massey, un estudiante de arquitectura y pintor en Murcia, España, pasó alrededor de tres minutos contemplando la pintura en el prestigioso museo de arte, antes de golpearla, romper el cristal que la protegía y desgarrándola justo por la mitad.

Cuando lo hizo, le dijo al guardia de seguridad que estaba realizando un performance artístico.

Shakeel admitió los cargos criminales que se le imputaron por atacar la obra «Busto de una Mujer» (1944), donde Picasso retrató a su musa y amante Dora Maar.

Esta obra tiene un valor de 20 millones de libras esterlinas y según la galería los daños ascienden a 350 mil libras, más de 10 millones de pesos.

En el juicio, el abogado del estudiante Glen Harris dijo que su cliente era un «artista inmaduro tratando de probar quien sabe qué». Dijo que lo que hizo era, en realidad, injustificable.

La Tate Modern dijo que el proceso de restauración de la pieza durará alrededor de 18 meses, los mismos que su atacante, de apenas 20 años, pasará en prisión.

Por: Alejandra Carrillo Gonzalez


Los comentarios están cerrados.