SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM

En el mensaje por su segundo Informe de Gobierno y a días del inicio del proceso electoral, el presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que se impondrá la ley contra quienes pretendan hacer fraudes durante los próximos comicios.

“Estoy convencido del tremendo daño que ocasionan las autoridades impuestas, por eso se reformó la Constitución y se castigará con cárcel y sin derecho a fianza a quien utilice el presupuesto público en beneficio de partidos y candidatos, o adultere el carácter libre y democrático de las elecciones”, sentenció.

Admitió que hay oposición, “como debe existir en toda auténtica democracia”, pues “hoy se garantizan las libertades y el derecho a disentir”; sin embargo, aseguró que la mayoría de los mexicanos aprueban su gestión porque ha cumplido 95 de los 100 compromisos que hizo al iniciar su mandato.

Recordó el “respaldo abrumador” que obtuvo su proyecto “en las urnas el 1 de julio de 2018”, por lo que enfatizó que “sigue en pie el compromiso de terminar de sentar las bases del México del porvenir, […] la obra de la transformación, y seguir gobernando con rectitud y amor al pueblo”.

En su discurso, López Obrador refrendó su compromiso por erradicar por completo la corrupción, “la peste que originó la crisis de México”, toda vez que afirmó que “este gobierno no será recordado por corrupto”.

“Nuestro principal legado será purificar la vida pública de México y estamos avanzando: no hemos emprendido persecuciones facciosas ni venganzas políticas, pero tampoco encubrimos a nadie ni permitimos la impunidad. Ya se acabó la robadera de los de arriba, pero todavía falta desterrar por completo el bandidaje oficial”.

Reiteró su postura en contra de someter a proceso a los ex presidentes, pero esperará los resultados de la consulta en este tema.

El primer mandatario destacó que, gracias al combate a la corrupción y la austeridad republicana, la administración federal ha ahorrado 560 mil millones de pesos. En momentos de crisis, “en el peor momento, contamos con el mejor gobierno”, aseguró.


Entre crisis: De salud

El presidente de la República insistió en que “vamos saliendo adelante” tanto de la crisis sanitaria, por COVID-19, como de la económica. “El coronavirus nos ha dejado dolor, tristeza y penurias, pero también […] ha resaltado la conocida fraternidad de nuestro pueblo”, contrastó.

Agregó que el país librará la pandemia con un mejor sistema de salud, aspecto en el que reconoció la colaboración de los gobiernos estatales y las secretarías de Marina (Semar) y de la Defensa Nacional (Sedena) para la reconversión y ampliación de la capacidad hospitalaria.

Tras subrayar la iniciativa para evitar el lucro con medicamentos, insistió en los acuerdos por la vacuna contra la infección, que se espera tengan resultados en noviembre, para aplicarla al inicio del próximo año “de manera universal y gratuita”.

 

De economía

López Obrador calificó de “distinta, peculiar, heterodoxa, única en el mundo” la forma en que el gobierno de México decidió enfrentar la crisis económica, al priorizar la entrega de apoyos directos, con siete de cada 10 familias beneficiadas, y así “primero rescatar al pueblo”.

Al abordar el tema educativo, tras celebrar la cancelación de la reforma, celebró los alcances de las becas para estudiantes y anunció el avance del proyecto Internet para Todos: “ya hay conectividad en 26 mil 789 localidades y en 2021 habrá señal en todo el territorio nacional”.

Volvió a agradecer a los migrantes porque “con el aumento de las remesas, los Programas de Bienestar y los créditos a los de abajo, la pandemia no ha desembocado en hambruna ni en escasez de alimentos ni en asaltos”.

Al puntualizar en que la crisis económica es transitoria, el primer mandatario presumió que en agosto se crearon 93 mil nuevos empleos, el peso se cotizó a menos de 22 pesos por dólar y la mezcla del petróleo pasó de 0 a 40 dólares por barril”. Añadió que aumentó el consumo de productos básicos, mientras que la recaudación de impuestos “se mantuvo prácticamente igual”, lo mismo la inversión extranjera directa.

Además de resaltar el tratado comercial con Canadá y Estados Unidos, contrastó la situación de México con otros países como Italia, España, Francia y Reino Unido, pues subrayó que “la caída de la economía, a pesar del desastre mundial, fue de 10.4 por ciento en el semestre”, y sin contratar deuda ni destinar dinero público a “rescates inmorales”.

No obstante, consideró que la relación con los empresarios es “buena y respetuosa”, y los aplaudió porque “la mayoría no despidió a sus empleados”, cumplen con sus contribuciones, aceptaron el aumento de 16 por ciento al salario mínimo y decidieron aportar más a pensiones de trabajadores.

 

De seguridad

En materia de seguridad, el presidente informó que existen avances gracias a que se estableció una nueva estrategia “que empieza por procurar trabajo, educación y bienestar a las personas que están en riesgo de ser reclutadas por los grupos delictivos, especialmente, jóvenes”.

“Casi en todos los delitos ha habido disminución, en comparación con noviembre de 2018. Hay menos secuestros, feminicidios, robos a transeúntes, a transportistas, de vehículos, en trasporte público colectivo e individual, a negocios y a casa habitación; en todos ellos se ha registrado una baja de 30 por ciento en promedio”, detalló.

Sin embargo, aceptó que hay aumentos en delitos de alto impacto y vinculados al crimen organizado, como homicidio doloso y extorsión, que han crecido hasta en 7.9 y 12.7 por ciento, respectivamente; pese a ello, sentenció que “ya no manda la delincuencia organizada” y “se respetan los derechos humanos”.

Por su trabajo en esta materia, López Obrador agradeció el apoyo de las Fuerzas Armadas, en particular, “el respaldo, la lealtad y el recto proceder del almirante Rafael Ojeda Durán y del general Luis Crescencio Sandoval González, secretarios de Marina y de la Defensa Nacional, servidores públicos ejemplares”.

Resaltó la independencia de las instituciones, al ejemplificar que no asistieron al informe ni el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, ni el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. “En otros tiempos, eso no pasaba, porque ellos tienen la arrogancia de sentirse libres. Éste es el cambio”.

El primer mandatario se dijo convencido de que “la mejor manera de evitar retrocesos en el futuro depende mucho de continuar con la revolución de las consciencias” para que, “cuando sea necesario, se convierta en voluntad colectiva dispuesta a defender lo alcanzado”.

“Sigamos pues, haciendo historia; sigamos pues, haciendo patria, por nosotros y por las nuevas generaciones que sabrán honrar la dignidad de nuestro pueblo y la grandeza de México”, concluyó.

 


Los comentarios están cerrados.