STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. A través de un comunicado, el Sindicato Nacional Minero Metalúrgico responsabilizó a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) de cometer una serie de anomalías para favorecer a Napoleón Gómez Urrutia con el fin de que su sindicato ganara la titularidad del contrato colectivo de trabajo de la mina Rafael, en Cosalá, Sinaloa; ante lo cual, la empresa decidió abandonar el país.

Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico Frente, puntualizó que la situación en ese poblado sienta un lamentable precedente que demuestra cómo la colusión entre autoridades laborales y el sindicalismo pueden acabar con una fuente de trabajo.

Lamentó que la empresa minera haya anunciado su salida del país ante la suspensión ilegal de labores realizada por el sindicato de Gómez Urrutia, desde el pasado 26 de enero, a pesar de que su agrupación no es titular del contrato colectivo de trabajo.

El diputado federal sostuvo que, desgraciadamente, desde inicios de año la mina (operada por Trituradora Minera del Noroeste S. A. de C. V.), ha estado parada sin que haya autoridad que someta a la legalidad a quienes la bloquearon.

“Durante todo este tiempo, los trabajadores no han percibido salario y se lanza una imagen ante la inversión extranjera de que no les interesa solucionar el problema”, destacó.

Planteó que la empresa (propiedad de la canadiense Americas Gold and Silver Corporation), después de cuatro días de iniciado el paro de actividades, pudo despedir a los trabajadores, de acuerdo a la ley, situación que puede ocurrir, de proseguir el conflicto.

Advirtió que Yasser Beltrán, operador de Gómez Urrutia, es quien mantiene el bloqueo de la mina mediante amenazas en contra de los trabajadores y además presume que tiene relación con el crimen organizado de la zona, lo cual es sumamente preocupante.

Al puntualizar que el contrato colectivo de trabajo se encuentra legalmente en disputa entre su sindicato y el de Gómez Urrutia, consideró como penoso que se cierre una empresa, la cual percibe que no hay estado de derecho.

Externó que a la JFCA le urge solucionar a favor de Gómez Urrutia el recuento de trabajadores en la mina San Rafael, debido a que en octubre dejará de tener esas funciones, porque empezará a operar el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

Pavón Campos expuso que, de manera manipulada, la JFCA no informó al sindicato que encabeza, como parte interesada, de la audiencia realizada el jueves de la semana pasada, para avanzar en el caso.

Indicó que no hay nada claro sobre si el próximo 11 de septiembre se realizará el recuento de trabajadores, debido a que existe muchas distorsiones, entre ellas, la intención de que se reconozca sólo el padrón de trabajadores presentado por Gómez Urrutia en marzo.

Al respecto, aseguró que debe ser tomado en cuenta el último padrón de trabajadores, porque es el más reciente, pero “lo que quieren es un padrón rasurado, quitar a toda la gente que puede votar por nosotros”.

“Hay muchas anomalías y esto nos coloca en plena indefensión. No tenemos el apoyo de la Junta ni lo queremos, pero que sí se aplique lo que por corresponde por ley”, aseguró.

Sostuvo que la Junta está cargada hacia la causa y servicio de Gómez Urrutia, al punto que da la impresión de que el legislador de Morena marca los acuerdos que se deben tomar.

“La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje está maniobrando para darle todas las garantías a Gómez Urrutia, aunque no lo quiera la gente, pero ahí están amenazando, pues ahí está metido el crimen organizado y Napoleón con ellos”, denunció.


Los comentarios están cerrados.