REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La directora del Banco de Bienestar, Diana Álvarez Maury, afirmó que la pandemia de Covid-19 y la dificultad de conseguir los terrenos, han vuelto casi imposible conseguir en dos años la construcción de las 2 mil 700 sucursales que servirán para dispersar los recursos de los programas sociales del Gobierno Federal.

«Yo con las personas que he platicado sobre las sucursales, prácticamente todo el mundo percibe que es imposible lograr estas metas de las que habla el Presidente», afirmó en rueda de prensa.

«Estamos hablando lo que nos pide el Presidente son 2 mil 700 sucursales en dos años, pero bueno, pues nadie está obligado a lo imposible», añadió.

Álvarez Maury afirmó que a la fecha tienen construidas 230 en todo el País, pero aún falta capacitar al personal que estará a cargo, y que para octubre la Sedena, a cargo la construcción, podría entregar 600 más, con lo que se acabaría con un retraso de hasta el 40 por ciento tan sólo en construcción de las sucursales.

El 30 de enero pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que este año quedarían concluidas mil 350 sucursales con 5 mil millones de pesos.

La directora del Banco justificó el retraso por la pandemia del Covid, la dificultad para conseguir los predios de mínimo 300 metros cuadrados, pero también a que la Sedena tiene a su cargo varias obras del Gobierno Federal.

«Yo creo que ellos (la Sedena) llevan un ritmo que es de reconocerse y es de agradecer, porque lo están haciendo a pesar de que tienen que concentrar sus esfuerzos en otras cosas, como es el Aeropuerto, el Tren Maya, de tener un parte del personal en el tema de la pandemia a construir y terminar algunos hospitales; han construido también estos lugares donde va a estar la Guardia Nacional, entonces si consideramos todo eso a mí me parece que el ritmo es bastante sorprendente», dijo.

Consideró que las sucursales bancarias -con las que se busca aumentar la transparencia en la entrega de los recursos económicos-, se podría tardar todo el sexenio, pero lo importante es que se terminen.

«Si se hace en seis meses después no importa, lo importante es que va a haber una sucursal», explicó.

«A lo mejor, ahora por la pandemia se atrasó y después agarramos vuelo. Tenemos los predios y a lo mejor la construcción se puede acelerar no lo sabemos, pero si nos tardamos los tres, los cuatro años, lo que quede del sexenio para consolidar el Banco de Bienestar, vamos a poner nuestro mejor esfuerzo para que así sea», añadió.

Álvarez Maury no mencionó cuándo estarían en funcionamiento, aunque dijo que la capacitación se realizará mediante un acuerdo con el Banco Nacional del Ejército, y planteó que se podría dedicar un año del programa de becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro para capacitarlos para las sucursales.

«Estoy verificando esa capacitación, tiene que ser profesional, no se puede dejar la operación de lo que son las sucursales, el dinero de los programas, a personas que no estén debidamente capacitados y eso pues bueno va a tardar un periodo», indicó.

Por: Jorge Ricardo Nicolás


Los comentarios están cerrados.