STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

La clave de todo negocio consiste en saber determinar y transmitir su esencia. Este proceso es el que se conoce como branding, constituido por todas las fases que permiten dar forma a la imagen corporativa de una empresa. Una de las metas que las marcas consiguen mediante el branding es lograr conectar emocionalmente al público con los productos y servicios que ofrecen. La imagen de marca y la estrategia de marca son dos de los aspectos clave que se tratan en el branding y que pueden contribuir a mejorar el posicionamiento de una empresa en el mercado.

¿En qué consiste una campaña de branding?

Las campañas de branding son acciones que toma una empresa determinada con el objetivo de mejorar su posición en el mercado, a través de procedimientos relacionados con el diseño gráfico y la comunicación. Dentro del branding se incluyen aspectos como:

 

  • Identidad corporativa: La historia de la empresa, los valores por los que se rige, su modo de entender el trabajo y el éxito, las normas que establece… Es decir, todo lo que responde a la pregunta: ¿Con qué se identifica mi empresa?

 

  • Imagen corporativa: Es la forma en la que una empresa se presenta y da a conocer ante el público u otras compañías. Dentro de la imagen corporativa se incluye el logotipo, el eslogan, el diseño de folletos o embalajes…

 

  • Colores empresariales y comunicación publicitaria: La comunicación se refiere al estilo que adopta la compañía a la hora de dirigirse al posible consumidor. Mientras que los colores son un factor clave con los que el público relaciona el nombre y servicios de la empresa. Por ejemplo, en el caso de Coca Cola, el rojo es el color con el que se relaciona esta marca.

Todos estos aspectos anteriores se definen mediante el branding y son los que, si se desarrollan correctamente, hacen que la marca encuentre un lugar en la mente de los consumidores.

Elementos que forman el branding

1. Naming

Es el proceso que da nombre (tal y como indica el propio término) a una compañía, negocio, empresa, comercio… En definitiva, a la marca. También se conoce como naming a la elección de un nombre para un producto determinado.

2. Identidad corporativa

Explicada ya anteriormente.

3. Posicionamiento

Es el lugar que ocupa una marca, empresa, producto o servicio determinado en la mente de los consumidores. Este posicionamiento es el resultado de la percepción que tiene el consumidor sobre la empresa / producto individualmente y también, con respecto a la competencia, es decir, frente a otras marcas del mismo sector.

4. Lealtad de marca

Se trata de la fidelidad que la marca ha conseguido mantener en un cliente. Por tanto, la lealtad de marca se refiere al vínculo generado entre cliente-empresa. El cliente siempre vuelve si el valor del producto o servicio, así como la confianza mostrada por la empresa, son los deseados.

5. Arquitectura de marca

Mediante la arquitectura de marca se establece una especie de organigrama general de una empresa o de un conjunto de empresas. A nivel individual, por cada empresa, la arquitectura de marca establece los roles, relaciones y jerarquías de importancia de las marcas de una misma empresa. Si son varias empresas, la arquitectura de marca, aparte de definir los roles y jerarquías de las marcas, define las relaciones y jerarquías entre unas empresas y otras, dotando de organización y dirección a este “maremágnum” empresarial.

¿Qué clase de branding escoger?

Según los aspectos en los que se desee centrar la atención y en los que se quiera mejorar, hay varios tipos de branding:

Personal branding

Este término fue acuñado sobre el año 2000, tras el éxito de un artículo redactado por Tom Peters, un referente dentro del mundo de la literatura y consultoría empresarial. En su libro 50 claves para hacer de usted una marca, Peters introduce por vez primera en la historia el concepto de la huella que debe dejar cada persona en los productos o servicios que ofrece. Esto viene a ser lo mismo que haría un pintor con su cuadro.

La propuesta de Peters se puede interpretar de varios modos. Quienes la rechazan, lo hacen por considerar que llevarla a cabo implicaría tratar a las personas como objetos o productos comerciales. Quienes la apoyan se basan en la importancia de la implicación personal en su negocio, por ejemplo, gestionando ellos mismos la venta al público o mostrando fotos donde actúen como modelos que utilizan sus propios productos.

Branding corporativo

Es el habitual, aunque con las redes sociales se está impulsando enormemente el personal branding. Está enfocado a marcas, es decir, a qué pueden hacer las empresas para que sus productos o servicios tengan más éxito.

Employer branding

Comprende las estrategias necesarias para que la imagen de la empresa mejore de cara a los empleados, constituyéndose así como un gran reclamo. De esta manera, la empresa mejora su imagen hacia dentro, por ejemplo, manteniendo la motivación de la plantilla; y hacia fuera, a quienes no forman parte “todavía” de esa plantilla.

Entre las medidas que suelen adoptarse, se incluyen: cupones de descuento, sets de productos gratuitos para los trabajadores, comidas y cenas gratuitas, cursos de formación, excursiones…

 


Los comentarios están cerrados.