NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Tras seis meses de confinamiento, la espera para Sergio Flores culminó, y este miércoles 16 de septiembre reaparecerá en su tierra, en un Festival Taurino a celebrarse en la Monumental de Apizaco Rodolfo Rodríguez.

Aunque este tiempo sin festejos formales fue muy largo, para Flores fue idóneo para continuar con su preparación, tras acudir a decenas de tentaderos y vivir en el hábitat natural del toro de lidia, en la ganadería de Caparica.

“Gracias a Dios, en este confinamiento estaba en Caparica, ahí vivo, es la ganadería de mi apoderado, Roberto Viezcas, y gracias a Dios no cambió mucho mi día a día, ahí tiento, entreno, y vivo pensando en el toro y con el toro, fortalezco mi cuerpo y espíritu. El volver a torear sé que requiere el doble de esfuerzo, es una realidad dura, pero también tenemos la posibilidad de hacer las cosas aún de una mejor manera. Verme anunciado nuevamente es oxígeno puro, sobre todo en un cartel tan bonito y en mi tierra”, expresó.

Para Sergio Flores, la vuelta a los ruedos supone un gran reto profesional, pero sobre todo emocional, pues es afrontar la nueva realidad, con un aforo menor en cada plaza y con las medidas de salud necesarias ante el COVID-19.

“He lidiado toros complicados a lo largo de mi carrera, sin embargo, el toro más complicado lo estoy lidiando ahora mismo, es muy complicado no torear, este confinamiento, esta pandemia nos ha quitado lo que amamos, pero, como con cualquier toro, hay que tener paciencia y sabiduría”, afirmó.

“Para todos fue una gran lección, y no queda más que seguir con la mente en alto y el ánimo a tope, para que el próximo año todo vuelva a la calma. Lo que tengo claro es que volveremos más fuertes que nunca”, agregó.

Sergio Flores no concibe su vida sin el toro, pues esta profesión la inició a edad muy temprana, con seis años cumplidos, un día que “mis padres me llevaron a una plaza de toros y ahí descubrí que era lo que me apasionaba y me llenaba de vida, hasta ahora mismo, y bueno, así empezó mi gusto por el toreo y mi primer becerro que pude lidiar fue a la edad de 10 años.

La alternativa fue el 2 de septiembre de 2012 en Bayona, Francia, fue una tarde soñada para cualquier torero, y lo recuerdo con cariño, entusiasmo, con un cartel anhelado, de padrino El Juli; de testigo, Miguel Ángel Perera; y con toros del maestro José Miguel Arroyo Joselito, en un país que me acogió desde el minuto uno, cinco años antes de mi alternativa, fue una tarde que me marcó para bien, está en mi memoria y mi corazón”.

Y aunque en la actualidad Sergio Flores goza de un sitio privilegiado en la fiesta de los toros, nunca fue fácil el camino, sobre todo en los primeros años, cuando luchó a brazo partido en España, siendo novillero, por lo que aconseja a las nuevas generaciones dar el máximo de los esfuerzos para conseguir lo deseado.

“Hace algunos días recordé con Arturo Saldívar, cuando siendo novilleros, que no teníamos la solvencia económica, sin embargo, recuerdo cómo juntábamos entre él y yo dinero para hacer las compras y trasladarnos, y ahora es bonito ver todo ese esfuerzo reflejado, cada uno con un destino trazado y creciendo en nuestras carreras. Yo les diría que es un medio muy duro, complicado, extremadamente duro y cruel, pero también es un medio que, si le sabes dar todo al toro, te lo regresa con creces y a manos llenas. Si quisieran ser toreros, que lo den todo y que de verdad se sacrifiquen, que el mundo del toro se los regresará a manos llenas”, concluyó Flores, quien este miércoles hará el paseíllo junto a Uriel Moreno El Zapata, José Luis Angelino, Arturo Macías, José Mauricio y Arturo Saldívar.


Deja un comentario