KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM

La depresión es una de las enfermedades o trastornos mentales más conocidos por la población, sin embargo, es de los menos tratados, informó Cristina Medina Graciano, psiquiatra adscrita al Hospital General de Zacatecas (HGZ) 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Explicó que la depresión es uno de los padecimientos que causan mayor incapacidad laboral a nivel mundial, ya que se estima que hasta ocho por ciento de la población joven, es decir, de los 18 a los 50 años, presenta algún trastorno depresivo a lo largo de su vida y sólo 50 por ciento solicita atención.

La especialista detalló que se caracteriza principalmente por estados de ánimo como irritabilidad y tristeza, cambios de conducta como pérdida de interés, aislamiento, alteraciones del sueño y del apetito.

Los principales signos de alarma son los cambios de conducta, ya que la persona que lo padece se aísla, no come, no duerme, expresa de forma directa o indirecta su negatividad e incluso ideas de quitarse la vida.

Medina Graciano enfatizó que la depresión no respeta edad o género, sin embargo, admitió que existe una aparente prevalencia en mujeres y en personas que se encuentran en la tercera década de vida.

Respecto de los tratamientos, expuso que deben llevarse a la par el tratamiento farmacológico y el psicológico porque son coadyuvantes.

“No podemos realizar solamente uno; la psicoterapia indicada y llevada por un psicólogo profesional es la parte medular del tratamiento, pero los medicamentos son también una parte importante”.

Resaltó que un paciente que cumple con su tratamiento, en un aproximado de cuatro semanas, puede recuperar su funcionalidad e integrarse a su vida social y familiar.

La depresión es un padecimiento multifactorial y son complejas las evoluciones de cada caso, pero alrededor de 75 por ciento de los pacientes muestran mejoría con el tratamiento y el otro 20 o 25 se hace crónico; además, los resultados dependen de otras situaciones, como aspectos genéticos o comorbilidades, concluyó la psiquiatra.

 


Los comentarios están cerrados.