ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM
ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM

Este jueves, Osvaldo Ávila Tiscareño, dirigente estatal de Antorcha Campesina, se reunió con el presidente municipal, Saúl Monreal Ávila, para iniciar una mesa de negociación.

El dirigente expuso que, derivado del acercamiento que han logrado entablar con el alcalde, decidieron ya no manifestarse y apostar por el diálogo.

Detalló que además no procedieron con la queja ante Derechos Humanos, en contra de Irene Magallanes Mijares, directora de Desarrollo Social, pues prefieren llegar a un acuerdo para que se cumplan las obras pendientes.

Aun así, enfatizó que niegan categóricamente las acusaciones contra el movimiento, tras asegurar que no han pedido dinero a nadie.

La siguiente reunión se realizará el jueves de la próxima semana, para discutir las cuatro obras pendientes que pide Antorcha Campesina.

“Revisar en específico cuándo se pueden materializar y, con base en ello, tomar una determinación del camino a seguir”, explicó Ávila Tiscareño.

Asimismo, señaló que el presidente municipal se ha mostrado con voluntad para llegar a un acuerdo; “creo que es una gente preocupada por los temas del municipio, que está teniendo la responsabilidad de conducir una situación adversa, por la centralización de los recursos y por la falta de presupuesto, y eso, creo, que ha sido el motivo fundamental que no ha permitido concretar los acuerdos”, refirió.

Finalmente, lamentó que Irene Magallanes no haya cooperado con ellos, y declaró que abrió un frente de confrontación y no un camino de atención.

Las obras que solicita Antorcha Campesina son cuatro: dos domos para escuelas y dos redes eléctricas para diferentes comunidades.


Los comentarios están cerrados.