SAÚL ORTEGA / NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Fuentes legislativas confirmaron que la auditoría a la Secretaría de Agua y Medio Ambiente (SAMA) arrojó un pliego de observaciones por un presunto daño patrimonial de hasta 21 millones 575 mil 384.55 pesos durante 2018. La dependencia, encabezada por Luis Maldonado Moreno, a la fecha no ha solventado lo señalado por la Auditoría Superior del Estado (ASE).

Las mismas fuentes confirmaron que la SAMA regresó a la Federación 10 millones 455 mil 532.31 pesos que debieron destinarse al Programa de Agua Potable, Drenaje y Tratamiento (APAUR) y “no fueron reprogramados y/o ejercidos en proyectos para el beneficio del estado”.

También mencionaron la asignación directa de 4 millones 240 mil pesos a la empresa Compañía Integral de Servicios Jurídicos SC, contratada para realizar los montos de indemnización y gestiones para la liberación del derecho de vía en donde sería construida la presa Milpillas.

Sin embargo, este recurso debió destinarse mediante una invitación restringida a por lo menos tres personas y mediante licitación pública, dado que los montos máximos para las asignaciones directas son de hasta 500 mil pesos.

Cita el informe general que en 2016 se detectó un pago por 12 millones 29 mil 200 pesos para el diagnóstico integral donde se construiría la presa Milpillas y se destacó otro de 4 millones 240 mil pesos también observado en 2018, por lo que se presume esta erogación se realizó en dos ocasiones y coincide con el monto entregado a Compañía Integral de Servicios Jurídicos SC.

Además, de manera concluyente, la ASE expuso que la empresa contratada durante la gestión de Víctor Armas Zagoya, incumplió con los servicios contratados, lo que derivó en una investigación en la que se pueda determinar las responsabilidades administrativas en el ámbito de su competencia.

En el Informe General Ejecutivo que la ASE entregó a los legisladores, al cual NTR Medios de Comunicación tuvo acceso, destaca que “la presunción de hechos u omisiones, daños o perjuicios al erario público estatal por la falta de cumplimiento del Programa Operativo Anual (POA)”.

Para la aplicación de dicho programa se contó con un presupuesto modificado de 483 millones 17 mil 289.22 pesos; de acuerdo con la ASE debió utilizarse en el cumplimiento de 128 metas establecidas en el POA, pero “se ejecutaron 0, por lo que se alcanzó 0% de avance del total de las metas”.

La ASE detectó que al cierre del ejercicio fiscal 2018 la SAMA erogó 18 millones 536 mil 848 pesos para realizar el diagnóstico integral para la liberación y pago de afectación de terrenos “en régimen de propiedad privada localizados en el área de construcción de la presa Milpilas y línea de construcción para el abastecimiento de agua potable al corredor Zacatecas-Fresnillo.”

Aun cuando la SAMA entregó documentación oficial para comprobar esta erogación, la auditoría determinó que la dependencia estatal “no presenta la documentación comprobatoria y justificativa que demuestre la aplicación de los recursos y/o amortización de los pasivos creados”.

El documento de la ASE menciona que no fueron solventados 20 millones 725 mil 539.45 pesos dado que no se presentó el contrato del Proyecto Ejecutivo de Agua Potable y Alcantarillado en la localidad de El Refugio, en Villa Hidalgo.

En este caso, tampoco se justificó con el padrón de usuarios para sistemas de agua potable, alcantarillado y saneamiento en Zacatecas, Vetagrande, Morelos, Fresnillo, Guadalupe, General Pánfilo Natera, Enrique Estrada y Calera.

De acuerdo con las fuentes, estos fueron algunos de los motivos por los se determinó en el trabajo de comisiones detener el proceso de revisión de la cuenta pública 2018 hasta que la SAMA solvente las observaciones que realizó la ASE y dar continuidad a los procesos administrativos que correspondan.


Los comentarios están cerrados.