STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

Casi la totalidad de los hogares mexicanos compra galletas, las cuales se exceden en todos los nutrientes críticos señalados por la OPS: grasas, grasas saturadas, sodio y azúcares.

Las galletas son uno de los productos más comprados y consumidos en el país.  Prácticamente el 100% de los hogares mexicanos (99.7%) compraron galletas en 2016, según datos de la consultora Kantar Worldpanel.

Sin embargo, estos insumos ultraprocesados tan populares, exceden, en su versión dulce, todos los nutrientes críticos que señala la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como potencialmente dañinos: grasas, grasas saturadas, azúcares y sodio.

Estudios consultados por el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO) refieren que el consumir azúcar en exceso causa una serie de desórdenes en el organismo; de acuerdo con la OMS el azúcar de más genera un aumento poco saludable de peso, incrementa el riesgo de diabetes, hipertensión y enfermedades cardíacas, así como caries dentales.

Una cuarta parte del sodio presente en productos ultraprocesados proviene de las galletas, panes, margarina, aceites y grasas así como snacks dulces y salados, considerados como un conjunto. La Organización Mundial de la Salud ha señalado que si se regula el consumo excesivo de este, se podría prevenir hasta 2.5 millones de muertes al año, ya que es causante de problemas como hipertensión y accidentes cardiovasculares.

Igualmente, más de la mitad de la grasa total y de las grasas saturadas presentes en los productos ultraprocesados analizados por el mencionado organismo correspondió a las galletas, margarinas y aceites, snacks dulces y salados, y dulces. Estas contribuyen a la obesidad y son causa de dislipidemias.

Aunado a ello, las galletas son una fuente reconocida de ácidos grasos trans, los cuales son  usados en la industria porque dan firmeza a margarinas así como estabilidad de emulsión. Sin embargo, varias investigaciones han relacionado su consumo con un riesgo incrementado de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y otras enfermedades como cáncer de colon y mama, preeclampsia y alergias.

En México, el 12% de la energía alimentaria proveniente de alimentos ultraprocesados derivó de las galletas. A nivel Latinoamérica, según datos reportados por la OPS, las galletas fueron la segunda categoría que impulsó las ventas de productos ultraprocesados (18% correspondía a estas), solo detrás de los refrescos (22%).

*El Mercado en México

Ante un panorama en donde la totalidad de los hogares mexicanos afirmaron consumir galletas (99.7%),  Kantar Worldpanel señala que en promedio se compran 12 kilos al año y 8 de cada 10 galletas adquiridas son dulces, las más problemáticas desde el punto de vista nutricional.

En el top 5 de las galletas más consumidas se encuentran, en primer lugar, las galletas Marías, sucedidas por las tipo sándwiches como las Oreo; siguen las Saladitas, las Crackers y las “galletas populares” (como las de animalitos) y las que tienen chispas de chocolate.

Es solo en los niveles socioeconómicos más altos donde se compran galletas más saludables como las de avena.

Existe un subgrupo poblacional que compra 23 kilos de galletas al año, gastando más de $1,300 pesos en este bocadillo, reporta la consultora. Este 20% de los hogares nacionales las compra 70 veces al año, o lo que es lo mismo, cada 5 días.

De acuerdo a un análisis de Euromonitor, en México el mercado es dominado por Pepsico con su marca Gamesa, seguida de Bimbo con Marinela y Lara.


Los comentarios están cerrados.