REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Expertos en salud señalaron que pese a que en el sector público se otorga la vacuna contra influenza sólo a población de riesgo, es necesario que la ciudadanía en general se la aplique porque dicha enfermedad puede ser mortal, incluso en jóvenes.

Alejandro Macías Hernández, médico internista e infectólogo, recordó que a finales de octubre o principios de noviembre empieza a repuntar la influenza cada año y el pico máximo se registra en enero o a veces se prolonga a febrero.

Indicó que, de acuerdo con datos oficiales, en el periodo 2019-2020 se registraron 6 mil 344 casos y 369 defunciones.

En tanto, para la influenza A H1N1 se reportaron 2 mil 944 casos y 281 muertes.

Refirió que existe un subregistro de casos y decesos, por lo que siempre, dijo, son más las personas que enferman de influenza en el País, porque no de todas se tiene un diagnóstico o prueba.

«Pero esos 6 mil, 7 mil, no son nada en relación con los casos que de veras ocurren, eso nunca nos olvidemos. Los casos que informa la autoridad es un centinela. Si ustedes ven que hay 6 mil casos, multiplíquenlo por mil y debe haber 6 millones más o menos», explicó en la conferencia virtual ‘Importancia del diagnóstico y tratamiento oportuno de influenza en tiempos de Covid-19’.

«En México difícilmente va a haber una estación que se infecten menos del 5 por ciento de la gente, alrededor de 7 millones de personas. En México difícilmente mueren menos de 5 mil personas por influenza cada año», agregó.

El especialista mencionó que los síntomas son parecidos a Covid-19 y que es muy raro que se presente la sindemia, es decir, que un paciente tenga el nuevo virus e influenza, pero consideró que un diagnóstico oportuno es mejor para evitar complicaciones por cualquiera de las dos enfermedades.

Resaltó que incluso entre población joven ocurren decesos. El pico más alto de muertes, abundó, se marca en la edad de 30 a 39 años, seguido por los de 40 a 49 y luego los de 20 a 29.

Arturo Martínez, especialista en medicina interna e infectología, señaló que entre la población no existe una cultura de la vacunación adecuada.

«La Secretaría de Salud comentó que no conviene que se haga demasiada difusión en grupos que no son de riesgo, que porque se van a acabar la vacuna de grupos de riesgo (…) es que la vacuna idealmente es para todos», expuso.

Mostró un estudio realizado en Estados Unidos en el que de una población de 46.1 millones, 30.7, esto es el 66 por ciento, fueron atendidos, pero sólo 11.7 millones o 25 por ciento fueron diagnosticados.

De estos, 9.8 millones o 21 por ciento tuvieron consulta durante las primeras 48 horas, y finalmente sólo el 7 por ciento o 3 millones de pacientes recibieron antivirales.

«Lo más probable es que la gente no se quiera vacunar porque sigue habiendo mucho mito de que la vacuna les va a dar influenza, los va a poner mal, entonces todavía tenemos mucho esa renuencia de los pacientes a la vacunación», apuntó.

Por: Iris Velázquez


Los comentarios están cerrados.