REFORMA
REFORMA

Luego de que en el Senado los grupos opositores cuestionaran al Gobierno su desdén por las energías limpias, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró que las renovables ni son baratas ni son la madre de la caridad.

De hecho, la panista Xóchitl Gálvez despidió a la funcionaria, tras una comparecencia con sobresaltos, obsequiándole una canasta con carbón.

«Este es un regalo para los dos», le dijo Gálvez a Nahle al acercarle la canasta, ante el testimonio del presidente de la Comisión de Energía, el morenista Armando Guadiana.

«¿Cuánto nos cuestan las energías renovables? Ni son tan baratas ni son la madre de la caridad», acotó Nahle, aunque comunicó a los senadores que la dependencia a su cargo había implementado más de 15 mil proyectos de energía solar «para que los beneficiados sean los usuarios, y que no sean los grandes consorcios que vienen e instalan parques solares y que no pagaban la tarifa de porteo».

Nahle se refirió con desdén a los cuestionamientos y, con un «shalalá, shalalá», terminó por referirse a las energías renovables como «un sofisma».

Una semana después de que congresistas estadounidenses enviaran una carta al Presidente Donald Trump para alertarlo por acciones alentadas por el Gobierno de México que contradecían «el espíritu» del acuerdo comercial del T-MEC en materia energética, la Secretaria restó importancia a ese hecho.

«Nosotros respetamos mucho a los legisladores y ellos están en su papel, haciendo una carta para defender a sus empresas», aclaró, antes de sugerir a los senadores «de aquí» que deberían hacer lo mismo por las empresas mexicanas.

Nahle también aseguró que el Gobierno no ataca a la iniciativa privada: «nosotros mostramos contratos leoninos, corrupción, malversación, pero no atacamos a la IP», dijo.

Tras sostener que no había acudido al Senado a decir «mentiras», la Secretaria le pidió al panista Julen Rementería del Puerto que no la difamara al afirmar que un conocido suyo participaba en el proyecto de la refinería de Dos Bocas.

«Yo vengo aquí a dar la cara, a informarle al pueblo. En ningún momento a engañar», sostuvo.

El senador priísta Jorge Carlos Ramírez Marín preguntó a la funcionaria qué haría la Secretaría de Energía para «proteger a la población de las emisiones por falta de plantas de energía limpia y en cambio seguir consumiendo combustibles fósiles, (puesto que) está absolutamente acreditado que tiene un impacto en la salud».

La panista Xóchitl Gálvez le propuso a Nahle hacer «un trato: sigan produciendo el otro 65 por ciento con (energías) fósiles, pero logremos el 35 por ciento. Invitemos al sector privado a que ponga su dinero, se arriesgue y ustedes hacen subasta y compren energía más barata. Eso nos generarÌa inversiones de 60 millones de dólares y se podrían crear cerca de 200 mil empleos en los próximos 15 años».

Mayolo López
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.