ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Ante el cierre de panteones del 28 de octubre al 4 de noviembre, las familias de Guadalupe y Zacatecas decidieron adelantar la visita a sus difuntos seres queridos para arreglar las tumbas, llevarles flores e incluso música, ya que en Día de Muertos no será posible.

Desde muy temprano comenzaron a llegar las familias, como los Esparza Hernández, quienes decidieron ir antes del cierre del Panteón de Herrera, para evitar las aglomeraciones que, aseguraron, habrá en noviembre.

“Venimos a ver a nuestra abuelita, Aurelia Hernández Torre, y a unas tías; quisimos venir antes para evitar amontonarnos con los que vengan después del 4 (de noviembre)”.

Una comitiva de hijos, nietos y bisnietos acudieron para limpiar el espacio de la tumba, decorar con flores, rezar y convivir un poco, “para preservar su recuerdo vivo”.

“Venimos cuando es su cumpleaños, el Día de las Madres y siempre nos juntamos todos el 2 de noviembre, pero este año no se podrá, por eso no venimos toda la familia”.

Afirmaron, que en comparación con otros años, en esta ocasión el camposanto estaba muy sucio y no hubo labores de limpieza por parte del ayuntamiento.

 

Poca venta

Aunque al panteón de Herrera seguían llegando familias, los puestos de flores y comerciantes ambulantes registraron bajas ventas respecto de otros años.

Un productor de flor de cempasúchil, originario de Tacoaleche, aseguró que tuvo que vender la docena más barata que otros años: “de 30 la baje a 25 para vender algo”.

Afirmó que mucha gente llegaba ya con arreglos o flores y el cierre de los próximos días los afectará aún más.

Los vendedores de los puestos de flores fijos aseguraron que este año estuvo muy desangelado, que a pesar de que las personas están yendo durante toda la semana, las ventas son de hasta 70 por ciento menos que en 2019.

Un vendedor de nieve jerezana precisó que desde el mediodía las ventas habían sido esporádicas, sin embargo, esperaba que en el transcurso del día mejoraran.

 

Desde Estados Unidos

Los Duarte Hernández son zacatecanos de nacimiento, pero actualmente radican en Estados Unidos y en Tijuana, sin embargo, el 2 de noviembre se reúnen para visitar la tumba de sus padres.

“Nuestro padre falleció en el 85 y nuestra mamá en el 2019; en total somos seis hermanos. El plan siempre es venir el mero Día de Muertos; compramos los boletos desde tiempo antes y pedimos permiso en los trabajos”.

Este 2020 los planes cambiaron, pues se enteraron en redes sociales sobre el cierre de los panteones y adelantaron su visita para seguir con la tradición de la familia y honrar la memoria de sus padres.

“Venimos a acomodar y decorar; no entendimos la disposición de cerrar los panteones, se pudo hacer un acceso restringido, pero pues por eso aprovechamos este ultimo día que está abierto”.

Aseguraron que hasta el momento no han perdido a ningún familiar cercano por la enfermedad, debido a que tomaron las medidas necesarias y se mantuvieron en sus lugares de residencia.

“Fue muy triste ver que casi no hay puestos como antes para comprar papel picado o flores, con lo que decoramos lo tuvimos que traer del centro de Guadalupe”.

 

Poca música

Los Duarte Hernández contrataron al Tamborazo El Zacatecano, quienes aseguraron que sería el único trabajo que tendrían en la jornada, ya que en otros años estas fechas eran buenas en cuestión de tocadas, pero este año “hay poca música”.

Uno de los integrantes aseguró que al estar cerrados los panteones no podrán hacerse de un ingreso extra que para los músicos era como “hacer su agosto” el 1 y 2 de noviembre.

“El trabajo se cayó en 98 por ciento; teníamos la esperanza  venir a trabajar al panteón y alivianarnos, pero los van a cerrar por la cuestión de la salud, y uno entiende”.

En el Panteón de Dolores en Guadalupe, el panorama era más triste para Los Defines, un conjunto norteño que estaba a la espera de que alguna de las pocas familias los contratara.

Delfino, Leobardo y Hugo coincidieron en que es una mala temporada: “esperamos que esto mejore ya al final del año, pero está complicado”.

 

Panteón de Dolores

La familia Macías Romo acudió al Panteón de Dolores en Guadalupe para sepultar a un familiar cercano que falleció por complicaciones de una enfermedad estomacal.

Decidieron visitar la tumba de su abuelo, para ver en qué condiciones estaba y decorarla dignamente.

Hijas y nietas declararon que encontraron la tumba en un “pésimo estado”, con maleza y basura que no encontraron en los otros seis años en que llevan acudiendo a visitar a don José Macías.

En comparación con el Panteón de Herrera, en el De Dolores la gente acudió en menor cantidad. Las tumbas con arreglos o flores eran pocas.

Otros visitantes afirmaron que también adelantaron la visita para evitar aglomeraciones en fechas posteriores, “unos conocidos nos dijeron que vendrán después, por eso aprovechamos”.

Opinaron que la disposición de cierre de panteones fue una buena medida por parte de los gobiernos para evitar muchedumbres, razón por la cual decidieron hacer una comisión familiar para limpiar las tumbas de abuelos, tíos y otros familiares.

 

Foto: Hugo Leandro


Los comentarios están cerrados.