ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM

Integrantes de las organizaciones de migrantes zacatecanos en Estados Unidos afirmaron que el posible triunfo de Joe Biden, con Kamala Harris en la vicepresidencia, da esperanzas sobre amnistías, reformas y tranquilidad para los paisanos que radican en el país vecino.

Concordaron en que es un proceso que aún no concluye, puesto que el equipo legal de Donald Trump, actual mandatario, anunció que impugnará el conteo en los comicios; sin embargo, externaron que no pierden la confianza de que Biden llegue legítimamente a la presidencia.

Explicaron que, incluso en esa situación, será difícil terminar con la división racista que se impuso durante el mandato de Trump, que fue recalcitrante en los últimos cuatro años por las políticas establecidas en contra del flujo migratorio.

Rogelio Ávila, empresario connacional y presidente de la Coordinación Nacional de Legisladores Inmigrantes en Illinois, informó que 74 por ciento de los hispanos salieron a votar y que lo hicieron en contra del racismo y la reelección de Trump.

“Fue un evento histórico, le dimos al Partido Demócrata todo para que le ganara al racismo y dimos prueba de que el voto latino también cuenta”, agregó.

Pese a las muestras de esperanza dentro de la comunidad migrante, Rogelio Ávila mencionó que “antes, durante y después de las elecciones” predomina un clima de tensión entre la sociedad, que todavía quedó más dividida por las elecciones y los discursos que salen desde la Casa Blanca.

Detalló que empresas y comercios tomaron precauciones para resguardar sus negocios, pues la victoria de Donald Trump podría traer revueltas de las organizaciones afroamericanas, ante el hartazgo de las políticas discriminatorias.

Además del clima de incertidumbre, actualmente las autoridades estadounidenses efectúan patrullajes y filtros de seguridad en las calles para evitar también atentados de las denominadas “milicias del Ku Kux Klan”.

“Aún hay incertidumbre y no se ha bajado la guardia, porque hay güeros kukuxklanes que están armados, que pudieran hacer actos violentos en contra de hispanos y afroamericanos”, lamentó.

El empresario, además, aseguró que el voto latino y afroamericano fue en contra de Trump y a favor de Biden para reunificar al país: “Joe Biden ha dicho que tiene que impulsar una reforma migratoria, leyes para aminorar el cambio climático y regresar la igualdad, para que todos seamos tratados como lo que somos: ciudadanos sin separación racial”.

 

Difícil, mas no imposible

Sergio Devora Nájera, vicepresidente de la Federación Orgullo Zacatecano de Waco, Texas, declaró que “será difícil, mas no imposible, acabar con el legado de odio racial que sembró Donald Trump en Estados Unidos”.

Puntualizó que Trump “siempre buscó la supremacía blanca y sus simpatizantes captaron el mensajey los grupos racistas aumentaron en más de 300 por ciento durante su administración”, por lo aseguró que será muy complicado terminar de un día para otro la “división absurda”.

Advirtió que, de ganar Trump la contienda electoral, vendría una segunda ola de ataques a la comunidad migrante, por lo que enfatizó: “todo va a ser mejor para la comunidad latina, por eso celebramos la victoria de Biden”.

Coincidió con otros connacionales en que éstas han sido las elecciones más complicadas que se han vivido en Estados Unidos, con un clima de tensión que se redujo con el avance de los conteos y posible triunfo demócrata.

Agregó que la unidad entre las organizaciones de migrantes ayudará a dar seguimiento a lo prometido en la campaña sobre apoyo a los dreamers y amnistía para frenar las deportaciones migrantes: “se debe trabajar por la unidad para que todo vuelva poco a poco a la normalidad, sin racismo, porque vamos a tardar muchos años en acabar con lo que dejó cultivado Donald Trump”.

 

Acabar con el racismo

Por otro lado, Florencia Trejo, presidente de la Federación Casa Zacatecas en Tulsa, opinó que tienen la esperanza de terminar con todo el racismo que polarizó a la sociedad estadounidense, por lo que la mayoría de latinos apoyaron a Joe Biden, para que sus familias ya no fueran perseguidas.

“El país se dividió por el racismo de Trump, muchas familias se quedaron sufriendo, niños que se quedaron sin sus padres porque fueron deportados, todos los clubes migrantes estamos muy felices porque no ganó el odio y esperamos que ya podamos ser escuchados, después de tantos años”.

Asimismo, afirmó que se deben frenar las redadas de corporaciones como del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), que separan familias, “si cometes un delito debes de pagar, pero los que estamos haciendo todo bien, pagando impuestos, no debería de ser así”.

NOTA CUADRO

Contentos, pero a la expectativa

Tras difundirse el posible triunfo del demócrata Joe Biden en Estados Unidos, Guadalupe Gómez, presidente de la Federación de Clubes de Zacatecanos en el Sur de California (FCZSC), expresó que la comunidad migrante está contenta con el resultado, sobre todo tranquila “de que esta pesadilla de cuatro años de ser atosigados con declaraciones en contra de la migración (con Donald Trump)”.

Sin embargo, consideró que es preferible ser cauteloso, pues recordó que los demócratas, encabezados por Barack Obama, tenían el compromiso de legalizar a 11.5 millones de indocumentados, pero no sólo no cumplió, sino que acabó deportando a más paisanos que los dos últimos republicanos, Trump y George Bush.

Guadalupe Gómez, quien es líder de la federación más fuerte de zacatecanos en Estados Unidos, advirtió que una vez pasada la efervescencia de las elecciones y la incertidumbre por el triunfo de Biden, tocará esperar a que el nuevo presidente cumpla lo que prometió para sus 100 días de trabajo.

“Tampoco vamos a estar esperanzados a que se logre una legalización que prometió”, aclaró Gómez, al advertir que, si Biden incumple el ofrecimiento de dar legalidad a tantos paisanos que siguen viviendo como indocumentados, será el primero en movilizarse.

Afirmó que, de no ser así, hará campaña para promover que esta vez cumplan. “De lengua me echo un taco y no precisamente de los que venden en Jalpa”, advirtió, pues resaltó que hasta ahora la realidad es que tanto demócratas como republicanos han fallado a la comunidad migrante.

Consideró que este sector cuenta con el respaldo que les puedan dar sus líderes políticos “Lou (Luis) Correa, Chuy (Jesús) García y Gimmy Gómez, hijo de padres zacatecanos, quienes tienen el contacto directo con el jefe” y por medio de quienes se trasmitiría el mensaje de la comunidad migrante.

Guadalupe Gómez puntualizó que con certeza se exigirá al nuevo gobierno que cumpla sus promesas y, si es preciso, recordar desde Los Ángeles y hasta en la propia Casa Blanca, para exigir que no traicione a quienes le dieron su confianza.

Recordó que con Trump siempre vivieron bajo la amenaza de acabar con las aspiraciones de los dreamers, muchos que ni siquiera sabían que estaban como indocumentados.

Además, rememoró a quienes recibieron una protección temporal, unos 350 mil centroamericanos que hicieron su vida por 15 o 20 años, y a quienes se les advirtió que tenían un año para regresar a sus lugares de origen, después de una vida hecha, con hijos o negocios establecidos y “eso es inhumano”.

En cuanto a lo que sigue, el líder migrante respondió: “mucha chamba, estamos tranquilos, solamente hay que ponerse a trabajar”, ya que por su legalización esperan 11.5 millones de indocumentados sin récord criminal, reiteró Gómez, quien también espera como primera acción que el presidente otorgue un “paquete de alivio económico para las víctimas de COVID y sus familias”, además de pedirle que apruebe una moratoria a detenciones y deportaciones.

“Las acciones hablan mucho y tenemos que ir más allá de lo que estén hablando los presidentes”; Biden quiere mantener a sus seguidores y que estén contentos, tendrá que demostrarlo, pues en este país, su voto cuenta, reiteró.

Sobre las implicaciones para México, luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara que esperará hasta un resultado oficial para dirigirse a un ganador, Guadalupe Gómez opinó que debió haber un acercamiento del gobierno con Biden.

Expresó su preocupación por las relaciones que pudieran establecerse y reclamó que, en dos años de la actual administración federal en México, no haya diálogo con la comunidad migrante que, aseguró, mantiene interés por colaborar con su país de origen.


Nuestros lectores comentan