REFORMA
REFORMA

NUEVA YORK. Personas que recientemente se han contagiado del nuevo coronavirus en Estados Unidos han dicho a los rastreadores de contactos y médicos del país que festejaron el Día de Acción de Gracias con personas fuera de sus familias, a pesar de las advertencias de las autoridades de salud pública de permanecer en casa y limitar las actividades sociales.

Si bien el Covid-19 ya se propagaba por todo el país antes de esa festividad, que tuvo lugar el 26 de noviembre y que coincidió con el fin de semana del Black Friday, la curva mostraba señales de aplanamiento.

Pero desde entonces, el virus ha vuelto a surgir con mucho más de 200 mil casos diarios en promedio. Eso es un 16 por ciento más con respecto a las vísperas de esa celebración, según un análisis de The Associated Press.

Pese a que las autoridades han emitido una serie de restricciones, como el cierre de negocios y restaurantes, la población parece no estar atendiendo las recomendaciones de prevención al interior de sus hogares, lo que preocupa a los expertos de salud de cara a los festejos de Navidad y Año nuevo.

En la Ciudad de Nueva York, por ejemplo, la transmisión del virus en bares y restaurantes representa solo un 1.4 por ciento de los contagios en el estado, mientras que las reuniones familiares representan casi el 74 por ciento, según datos citados por The Wall Street Journal.

Aunque el país se encamina a una campaña masiva de inoculación, se prevé que la vacuna esté ampliamente disponible hasta la primavera.

Staff
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.