ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

El Bloque por la Defensa de los Derechos de la Comunidad Universitaria se unió al paro que lleva a cabo un trabajador que fue rescindido injustificadamente; manifestaron que estas acciones son parte de la violencia política y constitucional que existe dentro de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Mario Flores Lechuga, integrante del Grupo Democracia Sindical, expuso que el rector de la máxima casa de estudios, Antonio Guzmán Fernández, avaló suspender la relación laboral del trabajador Ramón Galicia Martínez, quien tenía 27 años de servicio en la universidad, sin presentar alguna falta, abusando de su poder.

Refirió que este problema surgió por el ex dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad (STUAZ), Rafael Rodríguez Espino, quien desde noviembre de 2018 comenzó con hostigamiento laboral, sin una causa justificada.

Luego de que Galicia Martínez participó en el proceso de elección de Comité Sindical, donde obtuvo la representación de la cartera de Actas y Acuerdos, Espino Rodríguez le “solicitó a su sobrino político, Antonio Guzmán, suspender la relación laboral, hecho que fue avalado al instante.

“Es un caso de injusticia porque se rescindió por haber manifestado y participado como propuesta alterna para la elección del Comité Ejecutivo de STUAZ; así lo muestran las actas administrativas que le levantaron para su rescisión, todas contradictorias y emitidas en un mismo día”.

Señaló que en los ocho meses de pandemia el caso ha permanecido suspendido en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), donde se interpuso una demanda laboral por el despido injustificado.

Por ello, han buscado un acercamiento con el rector paraexponer las actitudes de disgregación, xenofobia, racismo y falta de voluntad que existe en la institución; sin embargo, no hay interés para la solución de conflictos.

Por esta la razón se decidió comenzar un paro indefinido enla Torre de Rectoría, ubicada en el Campus UAZ Siglo XXI, deteniendo la operación y trámites que corresponden a la administración para el siguiente semestre, hasta no tener diálogo con Guzmán Fernández.

Ramón Galicia expuso que el proceso en la JLCA solo avanzó en formalizar la demanda y se tuvo una contestación del rector, donde  “la única propuesta presentada por la administración, no rebasa ni 35 por ciento de los salarios caídos”; propuesta que se rechazó.

Agregó que la rectoría presentó a la Junta un supuesto aviso de recisión, del que nunca tuvo conocimiento, en el que exponen que el motivo fue la falta a clases por cinco días, con fechas que corresponden a cuando se llevaba a cabo el proceso de elección, por lo que, puntualizó, era justificadopor estar participando.


Los comentarios están cerrados.