MORENO LÍO

Los ánimos electorales están en semáforo guinda, pues este jueves el reclamo fue que no solo una, sino ¡dos senadoras!, Soledad Luévano y Geovanna Bañuelos, se incluyen en la encuesta (o encuestas) que ya circula para ungir al de Morena. Y ni así hay paridad.

Entre los amachados, desde los tres mosqueteros habló Luis Medina. El Oso acusó falta de respeto a la convocatoria, el adiós a Jaime Enríquez Félix y los modos de las consultoras “comerciales”. Sin respuesta de la dirigencia nacional, ya ni se sabe “a qué atenernos”, advirtió. Y los venenosos nomás dicen: ¡qué bonito partido!

En otro bando, Luévano Cantú canta que: “no hagas caso, son rumores”. La legisladora insiste en que sí se registró, solo que sin tamborazo, y que el proceso es selección de candidato (a), no café con “amigos de ocasión”. Los resultados están listos para cierre de semana y, de ahí, ¡hola, tribunales!

 

BASURERO

Para los que se preguntan en qué anda el mosquetero José Narro, la respuesta la tiene el alcalde de Tlaltenango. El influencer del Cañón, Miguel Varela, se puso bravo contra el senador de Morena, pues reclamó que sus “representantes” sean las mentes perversas detrás de la toma del relleno de Cicacalco.

La crisis por la disposición de los residuos ya le tronó hace rato al panista y, entre ultimátum y ultimátum, ahora sí dijo que “como la piñata tiene dulces, entonces hay que pegarle”. Folclórico, el presidente municipal.

Los manifestantes, de los que destacan los de “la familia Martínez”, se niegan a liberar. Y, en el jaloneo, ahora Varela Pinedo les recordó que irregularidades sobran en el municipio, o nomás recordar las del jardín principal o los 5 millones de pesos de los que nadie sabe, nadie supo en la casa de la cultura. Ven el cochinero y no son para recoger.

 

VAN POR MÁS

La panalista Aída Ruiz Flores agarró valor para proponer que los diputados locales puedan repetir ¡hasta por cuatro periodos, todos seguiditos! ¿Y uno qué culpa tiene?, se preguntan, para empezar, en los pasillos del Congreso del Estado.

Resulta que, según la de Nueva Alianza, no bastan ni una ni dos oportunidades de estar en la curul, para que los legisladores se vuelvan “profesionales”, logren buenas relaciones (¿para quién?) y sus proyectos sean coherentes (si no fuera mucho pedir).

La diputada turquesa aseguró que la múltiple reelección permitiría a los representantes y aspirinos educarse (sin garantías) y sería algo así como una terapia, con beneficios para su autoestima y ¡cómo no!, con esas herramientas legislativas. Víboras parlamentarias dicen que dos que tres no ven mal la propuesta, pues bien dicen que echando a perder se aprende.

 

“A NOMBRE”

Son varios los que se saborearon la iniciativa del Panal y, para muestra, la más tricolor que Verde, la diputada Karla Valdez, quien en la discusión del presupuesto de egresos casi, casi comprometió el voto de personal médico y de enfermería.

Con halagos para Chema González, priísta presidente de la comisión protagonista, Valdez Espinoza aplaudió el 15 por ciento de aumento para el sector salud, y adelantó: “se lo vamos a agradecer y ojalá también en las urnas lo veamos reflejado, que nos reelijamos”.

Órale, ¿ya así nos llevamos?, comentaron en la bancada de los morenos. Pero hay quienes le advierten a la todavía tucán que no adelante vísperas, pues si bien no es que la 4T los tenga en la gloria, los de la primera línea en la pandemia conocen la SSZ y todavía no ven en sus cuentas el bono COVID.

 

 

Hasta 2021, el año más venenoso.


Los comentarios están cerrados.