RESPALDADA

Bien acompañada y con gritos, pero de ánimo, avanzó en su aspiración Claudia Anaya, quien este domingo se registró (ahora sí, dice ella) como precandidata a la gubernatura por el PRI. Muy puntual, por cierto, la senadora llegó al Palacio de Convenciones en una muestra de unidad por la que, murmuran las serpientes, varios están guindas de envidia.

Con sonrisa de partido a partido, respaldaron a Anaya Mota: Carolina Viggiano, de la dirigencia nacional de Alito Moreno; Enrique Flores en lo local; Noemí Luna, del PAN y Raymundo Carrillo, del PRD, así como los antes rijosos de los tres institutos políticos.

También lucieron el góber Alejandro Tello, quien pasó de “en la Cámara Alta está muy bien” a “ahí les va mi voto”, y hasta ¡la doctora Cristina Rodríguez!, con todo y matraca para celebrar que, con tantas coloridas ganas, a los otros sí se los chin… Dijera el dicho.

 

MANOS LIMPIAS

El claxoneado discurso de Claudia Anaya no pasó desapercibido, pues tuvo sus piedritas bien pulidas y con buena puntería: “la gente no quiere división” (¡ups!), “no se me pueden hacer señalamientos de corrupción” (¡ups, ups!) y “no provengo de un legado familiar” (¡recontra ups!). ¿Con ésas o le seguimos?

Sin embargo, comentan las lenguas afiladas, los descalabros no solo los sufrieron en morenos nidos, pues también sangraron varios del mismo PRI. Y cuentan que los más sentidos fueron en las filas alonsistas, donde nomás escuchan “corrupto” y corren. ¿Por qué será?

A propósito, en “la gran fiesta priísta” destacó la ausencia del ex gobernador Miguel Alonso, a quien aseguran sí le llegó la invitación, pero mejor se guardó. Será que conocía el discurso de Anaya Mota como ajena a la corrupción y “con las manos limpias”, y pues Alonso Reyes ya sabe que no le aplauden.

 

PULCRA SALIDA

El que sí lució presencia fue el gobernador Alejandro Tello, quien echó sal a la herida de los agraviados y aprovechó para reiterar su anhelada transición: “todas mis cuentas están a la vista de todos” (¡ups!), “no endeudé a Zacatecas” (¡ups, ups!) y “no tengo escándalos de corrupción” (¡recontra ups!). Va de nuevo: ¿con ésas, o le seguimos?

Tello Cristerna confirmó, de paso, que su voto es por Claudia Anaya y, como lo hizo tras los desafortunados intentos de rebelión tricolor en diciembre, aseguró que no hay fractura en el PRI. Todos contentos.

¿Y Fito Bonilla? Pues que el ex secretario del Campo, por fortuna, “entendió la realidad del país”, dijo Alejandro Tello. Es tiempo de las mujeres y sana, sana, que tenga buena suerte… en su vida empresarial.

 

ADIOSES

A otro que ya le cantan las golondrinas en el gabinete, aunque con mejor puerto a la vista, es a Jorge Miranda. El secretario de Finanzas se reunió con su equipo de colaboradores, luego de que el góber Tello confirmara que el funcionario dirá adiós al gobierno del estado en febrero.

Pero antes de su aventura electoral, el principal encargo para el titular de la Sefin fue el reiterado cierre de quinquenio “con pulcritud (al parecer la palabra del año), orden y disciplina financiera”. Y no está fácil, pues los estragos de la pandemia y una Federación que guarda sana distancia siguen en 2021.

Varias son las dependencias estatales que van por ajustes con la llegada de 2021 aunque, de cambios, hasta ahora todo tranquilo y sin prisas, sobre todo en casos como la Secretaría General de Gobierno. Ahí, desde los mismos pasillos comentan que apenas y notaron que renunció Jehú Salas. No todos se van a extrañar.


Deja un comentario