NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR | NTRZACATECAS.COM

La unión asegura sacará a flote a la fiesta brava en 2021

La pandemia y la escasa actividad taurina para la mayoría de los toreros ha servido para encontrar su mejor versión, personal y profesional. Han sido largos meses alejados de los ruedos los que han brindado la posibilidad de valorar, y apreciar las pequeñas cosas que a veces con el tiempo yendo tan rápido, trasladándose de una plaza a otra, muchas de las veces se pierden. Para el matador de toros guanajuatense, Diego Silveti, el 2020 sin duda fue un año de gran aprendizaje, y sobre todo de mantener la calma pese a las adversidades.

“Fue un año de aprendizaje que me ayudó para crecer sobre todo como ser humano, me hizo aprender situaciones y cosas que no tenía en el radar; profesionalmente me sirvió para llevar las cosas con más calma para que no me ganarán las ansias y tener más paciencia, sin duda fue lo más importante. Pero por otro lado, la unión familiar y el poder ver más a la gente que quiero y valorar esas cosas que no le daba el mérito que merecía, es algo que he disfrutado enormemente”, expresó Silveti a NTR Toros.

Diego Silveti mantiene viva la llama y la ilusión, y sin duda, la posibilidad de estar en el campo bravo, de torear de salón, así como una ardua preparación física en la que destaca carreras de más de 20 kilómetros, le han permitido abonar a esa parte positiva. La mente, se mantiene por supuesto en el objetivo de que en cuestión de meses se pueda retomar la actividad taurina y volver así a vestir el terno de luces en una plaza de toros con público, siempre y cuando se sigan guardando todos los protocolos.

“Espero que en el tema profesional las cosas puedan mejor, que pueda reactivarse todo por le bien de toros, de la fiesta brava, que de alguna u otra manera no pase el año en blanco, que se retome el camino que merece el espectáculo, y que todos los profesionales y aficionados nos reunamos para defender la más hermosa de todas la fiestas. Todos debemos de unirnos por el bien de la fiesta, debemos de darnos cuenta que estamos pasando por un momento bueno y que esta pandemia vino perjudicar más a la fiesta de los toros, y de alguna u otra forma tenemos que anteponer el bien común por encima de nuestros intereses para que la fiesta sigue vigente: debemos mantenernos unidos para levantar a la fiesta”, sentenció.

Para el Torero de Dinastía, el mejor mensaje que puede enviarle en estos momentos a la afición es el de seguir cuidándonos, de mantener la calma, pues sabe que además del golpe anímico, el golpe a la economía de todos “es desesperante, pero debemos anteponer todo eso a la salud, creo que después de diez meses la luz comienza a verse, poco a poco todo esto se retomará, tengamos paciencia y cuando todo vuelva debemos de apoyarnos, salir y gritar que somos taurinos, y que nuestra afición esté renovada y cada día sea más y mejor”, concluyó.

Silveti, Torero de Dinastía

Diego Silveti Del Bosque, nació en Irapuato, Guanajuato, el 24 septiembre de 1985. Hijo del torero David Silveti, nieto del torero Juan Silveti Reynoso, conocido como “Juan, sin Miedo”, y bisnieto de Juan Silveti Mañón, torero conocido el “Tigre de Guanajuato”, es decir cuatro generaciones de toreros.

Tras varios meses de preparación en el campo español, Silveti hizo su debut con picadores el 26 de agosto de 2009 en Casavieja (Ávila). En su debut fue cornado en la pierna derecha, una cornada de dos trayectorias. Dos​ meses después y tras recuperarse se presentó en la El 12 de agosto en Gijón tomó la alternativa con José Tomás como padrino y Alejandro Talvante como testigo, con el toro «Lisonjero», de Salvador Domecq. La confirmación de la alternativa fue el 24 de mayo de 2012, con Sebastián Castela como padrino y Daniel Luque de testigo, la ganadería fue de Nuñez de Cuvillo.


Deja un comentario