Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

Llegó 2021

Regresamos con muchos bríos y esperanza de una pronta recuperación en la vida cotidiana, en que volvamos a sentir cercanas muestras de amistad, compañerismo y amor, alejadas momentáneamente por la pandemia, con muestras dolorosas de personajes entrañables que hemos perdido, como Óscar Chávez, Armando Manzanero, Cecilia Romo, Josefina Echánove, Sandro Cohen y Manuel Mireles, entre otros.

El 2021 tiene que empezar a ser el signo del cambio mental y cultural en la población mundial, la lección ha sido turbulenta, despiadada, manifiesta en la forma de vida que llevábamos, nos ha demostrado la fragilidad del ser humano y sus fortalezas, de las cuales, será tiempo de modificar conductas como seres pobladores de la Tierra.

Como siempre, manifiesto los deseos para el 2021:

Luz con las vacunas. Al menos un servidor y ciudadanos conscientes reconocen que hay grandes cambios en la política de salud. Antes de la pandemia, se empezaba a reconstruir el sistema de salud que destrozaron en épocas de los gobiernos del PRI y del PAN. No es inventado, lo sentíamos ciudadanos derechohabientes en las consultas en las instituciones de salud públicas, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMMS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Efectivamente, aún escaseaban medicamentos, analizamos la información del gobierno federal y comprendimos que las inercias de los mercaderes de la salud (llámelos monopolios o acaparadores), son difíciles de romper, que tardaría meses y años recomponer el derecho a una asistencia médica de primer nivel.

Si usted es gustoso en informarse cómo estaban los sistemas de salud en México, consulte el “Censo de Establecimientos para el Fortalecimiento de los Servicios de Salud” -apoyado por la UNAM- podrá conocer el desastre dejado por los gobiernos anteriores. El COVID-19 aceleró la recuperación de la infraestructura hospitalaria y en el segundo informe nos señalan:

“Es indudable que saldremos de la pandemia con un mejor sistema de salud. Recibimos el gobierno con 401 hospitales abandonados, saqueados o a medio construir, y con un déficit de más de 200 mil profesionales de la medicina. En pocos meses hemos reconvertido, con el apoyo de los gobiernos estatales, de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa, 969 hospitales para atender pacientes con COVID-19, se han instalado 32 mil 203 camas y 10 mil 612 con ventiladores; asimismo, se han contratado 47 mil médicos generales, especialistas, enfermeras y otros trabajadores de la salud”.

México es de los primeros países en el mundo en empezar a aplicar la vacuna contra el COVID-19, nuestro deseo para el 2021, es que cerca de 50 millones de mexicanos la reciba antes de septiembre. Por lo pronto el gobernador Alejandro Tello informó que a partir del martes 12 de enero llegarán vacunas contra la COVID-19. Zacatecas recibirá más de 16 mil dosis en una primera etapa, para la inmunización del personal del sector salud tanto estatal como federal (nota NTR).

Por la seguridad de los ciudadanos. Un capítulo pendiente y muy complejo es el de la seguridad pública. Las bandas criminales que crecieron al amparo de presidentes panistas como el de Felipe Calderón y su coludido secretario de Seguridad Pública García Luna y sospechosos contubernios del general Salvador Cienfuegos con los criminales en el sexenio de Peña Nieto, obligan al gobierno federal, al estatal y al municipal a tener acciones efectivas para disminuir los delitos de homicidios dolosos y extorsión, que aumentaron en 7.9 y 12.7 por ciento, respectivamente.

Quienes se dedican a dichas actividades, ¿tendrán idea del daño futuro a sus familias? ¿No piensan en la tristeza que ocasiona la pérdida de sus seres queridos? Es una actividad que pueden terminarla ellos mismos.

Por lo pronto la ciudadanía ha visto menos secuestros, feminicidios, robos a transeúntes, a transportistas, menos robo de vehículos, robo en trasporte público colectivo, menos robo en transporte público individual, menos robo a negocios y menos robo a casa habitación; en todos ellos se ha registrado una baja del orden del 30 por ciento en promedio.

El deseo en 2021 es para que aquellos que sufren con una guerra que inició en los gobiernos de tres décadas anteriores, al no enfocar los recursos públicos a crear empleos y estos fueran bien remunerados, empiecen a transformar su energía en busca de la paz social, ahora que hay oportunidades en empleo y poco a poco se recupera el salario mínimo, que en solo dos años gira alrededor de 45%, lo que en dos sexenios no hicieron los gobiernos del PRI y PAN.

Sigan las felicitaciones a Luisa María Alcalde Luján por su íntegra defensa al derecho de los rabajadores.

Nos despedimos con las reflexivas palabras de un fragmento de la traducción de la melodía Come Together de Echosmith.

Ponemos nuestras esperanzas en el horizonte,

no podemos parar de escalar la montaña,

estamos enfermos y cansados de guardar silencio

ahora, vamos a estar unidos,

vamos a correr juntos.

 

luiserol@hotmail.com


Deja un comentario