Cuquis Hernández
Cuquis Hernández

De año nuevo y mesa directiva nueva

 

Y se estrenó la Comisión Permanente en el recinto sagrado, la última, la última, sí señores, la de la recta final en esta máxima, pero máxima tribuna del estado, luego de un muy buen periodo vacacional.

El recinto de los cuasi intocables no obstante lució solitaria, teniendo como máximos actores a los tres que conformarán la mesa directiva esta vez y uno que otro diputado que adornó el resto del sagrado.

Y a tal regreso, otro estrenado este martes en la Legislatura local fue Raúl Ulloa Guzmán, quien, al dar a conocer el orden del día, asemejó a un jefe de pelotón de unidad militar.

Pero, ¡aaaaaah!, Raulito daba la percepción de haber hecho realidad un acariciado, sí, muuuy acariciado sueño, de ocupar la sillota más sagrada de todas, la más grande del recinto; se sentía….bieeeen, ¡sí señor!

Se sintió bien probar las mieles de ser el mandamás de esa tribunota, la gran sagrada que tanto pregonan los que por ahora despachan, aunque ya el traicionero tic-toc del implacable reloj, asesino de segundos y minutos, les notifica que casi casi llega el “game over”. Ojalá aprovechen lo que les queda ─digo shooo─.

Y quien al parecer también gustó de estar en las alturas fue la secretaria Mónica Flores Mendoza, que repitió en el cargo y, de ser señalada de inmediato como ‘la hermana incómoda’, pues no realmente se ha visto taaaan incómoda, ya que ella a lo que va, con ese carácter tranquilo que se le nota y su acento semiextranjero, llega y hace su papel sin meterse en camisas de 11 varas.

La que también se quedó ahí, en la secretaría de la mesa actual fue Emma Lisset López Murillo, quien bueno, ya tiene más colmillo y experiencia en esto de la legislada y asume bien lo que le toca.

En fin, de lo destacable de esta sesión que, como le cuento estimado lector, tuvo la tónica de tener tres participantes esenciales, a Emma Lisset le tocó dar lectura al informe de la mesa directiva que presidió Carolina Dávila Ramírez y así, dio a conocer a muuuuy grandes rasgos que en el periodo ordinario presidió 51 sesiones de pleno, de las que 43 fueron ordinarias y 8 solemnes.

Caro, Carito agradeció “la disposición” de los diputados para las labores realizadas, aunque dicho sea de paso, se portaron como los más patanes compañeritos de escuela, ¡vaya!

Y en esta ocasión a uno que le tocó “chambiar” en la Permanente fue a Juan Mendoza, pero en suplencia estuvo Eduardo Rodríguez.

En esta primera sesión, las diputadas secretarias dieron lectura a dos iniciativas llegadas desde el Congreso de la Unión, una para dar a conocer la reforma al artículo 30 de la Constitución Política en materia de nacionalidad, que de una vez por todas les da garantía a los hijos de padres mexicanos, pero nacidos en el extranjero, que dejen de ser ni de aquí ni de allá.

También se dio a conocer otra reforma, que dicho sea de paso, ya era hora de que la trabajaran, y que hace justicia en materia de denuncias y reportes al Sistema de Emergencias que, si no ha pegado es justamente porque hay bromistas que se quieren pasar de graciosos a la hora de hacer un reporte, con lo que pasan muchas situaciones, como hacer perder el tiempo a la autoridad para actuar en caso de una real emergencia, la distracción cuando ocurre algo realmente emergente y el gasto invertido entre otros inconvenientes.

Y bueeeno, ya luego siguieron los asuntos generales en los que la primera en inscribirse fue Mónica Flores para hacer un reconocimiento a la activista y luchadora social por los derechos de las mujeres, Alicia Camacho Avitia, a quien en presencia de sus hijos Paola Natalí, Geovanna y Francisco, hicieron un reconocimiento a su trayectoria y pidieron para ella un minuto de silencio. Alicia perdió la batalla contra el Covid en diciembre.

En tanto, Emma habló sobre las barbaridades cometidas por varios ayuntamientos al ser ellos los primeros en ahuyentar la inversión y llegada de empresas, con los estratosféricos costos y cobros para permitirles instalarse. Todavía les hacen el favor…

Y no podía faltar la salecita que le puso Omar Carrera, que no se quiere quedar atrás, para echar pleito por las dichosas mesas para la paz en Fresnillo donde siempre, de tooooodo ocurre y eso que hasta fama tiene, aunque no siempre para bien.


Deja un comentario