KAREN CALDERÓN Y ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN Y ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

Personal médico y de enfermería que da la batalla contra la COVID-19 en el estado denunciaron que fueron desplazados de la vacunación por trabajadores que han pasado la emergencia sanitaria confinados, administrativos y hasta jubilados.

El presidente del Colegio de Médicos de Zacatecas (CMZ), Jesús Fernández Candelas, informó que recibió decenas de quejas por la aplicación de la vacuna contra el coronavirus a personal que no está en las áreas COVID-19, por lo que trabajadores de la primera línea de atención quedaron sin dosis y desprotegidos.

“El problema es que empezaron a vacunar a gente jubilada, se vacunaron también administrativos que no tienen que ver con COVID y a la gente que está en la primera línea la dejaron fuera”, explicó. Esta situación se dio sobre todo en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Fernández Candelas reprochó estas irregularidades, por lo que anunció que la organización que representa solicitará la destitución de los funcionarios de la institución federal que permitieron la inmunización a personal que no le correspondía.

Agregó que esto ya fue notificado al gobernador Alejandro Tello Cristerna “y también está muy molesto”. El presidente del CMZ precisó que fueron de 70 a 80 quejas las que recibió durante el primer día de la distribución del biológico, la mayoría del ISSSTE, donde “las listas no se respetaron”.

“Es una situación trágica para nosotros […]. Vacunan administrativos, que no tienen nada qué ver con COVID, gente que se formó por edad, porque algún tiempo trabajó allí […], pero no están en estas condiciones laborales y la que está en áreas COVID-19 no alcanzó la vacuna. No se vale”, lamentó.

Jesús Fernández recordó que, durante la emergencia nacional, “el ISSSTE ha sido el peor hospital en apoyo, insumos, protección a los compañeros”.

 

Impotencia

Desde temprano, en redes sociales se expusieron las quejas de personal de salud por las dudas y lo que calificaron abusos en la aplicación de la vacuna contra COVID-19, pues había trabajadores, de la primera línea de atención, que incluso desconocían que este miércoles inició la inmunización.

Enfermeras del Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), quienes pidieron que se reservara su identidad, lamentaron que no se les incluyera para las primeras dosis.

Las trabajadoras, que se encargan de recibir casos sospechosos en el nosocomio ubicado en la capital, afirmaron que hasta ayer no habían sido notificadas de su turno y que no tuvieron prioridad, como se había anunciado según el plan federal de vacunación.

Declararon que se dieron cuenta del inicio de la aplicación del biológico por casualidad, al salir al estacionamiento del hospital, donde observaron que llegó personal que está confinado desde la llegada de la pandemia.

“Ya ni vemos noticias para descansar de todo lo que pasamos aquí, por eso apenas nos enteramos y ver llegar a gente que no está trabajando da mucha impotencia. Nosotras somos las que hemos recibido a personas enfermas, como dicen: en la primera línea, y vemos que llegan compañeros que llevan meses en su casa por ser población de riesgo”, refirieron.

Portando batas, caretas y cubrebocas, sacaron unos guantes de látex que traían en sus vehículos, pues también carecen de material de protección y expusieron que el que reciben en la institución pública es insuficiente.

Las filas para recibir la vacuna eran resguardadas por elementos de seguridad que pidieron a medios de comunicación retirarse, al asegurar que no había autorizaciones para éstos, mientras que los trabajadores formados se negaron a dar declaraciones, bajo el argumento de que así se los habían indicado desde la dirección y la delegación del ISSSTE.


Deja un comentario