CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM

MORELOS. Al advertir que “ya lo agarraron de su pendejo”, el presidente municipal, Eduardo Duque Torres, exigió que le comprueben, con documentos, que él otorgó algún permiso para fiestas o concentraciones de gente, luego de que se diera a conocer que se realizó un baile en Hacienda Nueva, y que se afirmaba que él otorgó el permiso para que se hiciera.

Al respecto, aclaró por un lado, que no fue un baile, sino una concentración de autos antiguos, y por otro, que él no otorgó el permiso, por lo que, en cuanto se le notificó envió a los oficiales de seguridad pública a dispersar a la gente.

Al explicarle que el mismo gobernador, Alejandro Tello Cristerna, lamentó que la autoridad municipal no hiciera nada, el alcalde respondió: “ay gobernador, ya no haya ni como (echarle tierra), chiguagua (sic)”.

Al continuar con su molestia, consideró que si Tello Cristarna está tan molesto con la situación, es cuando debería mandarlo llamar, cuando le dan la queja de que las autoridades municipales no hacen nada: “él como máxima autoridad debería de mandarme llamar y preguntar por qué estoy haciendo esto, ¿no?”.

Duque dijo que lo deseable es que lo mandara llamar, sirve de que “a ver si así me puede atender”, ya que tiene casi un año solicitando audiencia con él y no se le confirma.

Al reiterar que él no otorgó ningún permiso de reunión masiva alguna, cuestionó por qué cuando se registró Claudia Anaya Mota como aspirante a la gubernatura, sí hubo mucha gente, “¿cuántos vehículos eran, cuánta gente concentraron?, yo no sé por qué reniegan; yo pregunto, ¿ahí no hay problema?, entonces, por qué quieren agarrar a su pendejo”.

Y agregó: “ya estoy harto de tanto que estén ahí (señalándolo), que tengan los suficientes para que me manden decir hay esto, que yo estoy autorizando nada más que con pruebas”.

El alcalde explicó que hay 18 infectados de COVID-19 en el municipio y no tiene interés de que esta cantidad aumente; por ello, reprochó que en otros municipios como Río Grande sí haya fiesta y aglomeraciones en las albercas “y ahí no ha habido problema […] nada más con el más pendejo, aquí es el burro, pues no”.

Para terminar, el alcalde Eduardo Duque advirtió que él se defenderá como se defienda el gobernador, “pero a mí que no me estén echando; lamentablemente es el tiempo político y ‘orita no hallan ni como agarrarse para señalar todo, Dios los bendiga”.

Aclaró que no es una despensa “y las malas habladurías” las que definen las simpatías políticas, sino el trabajo. Insistió: si algo tendrá que responder lo hará y si no puede y tiene que ser sancionado, que la autoridad correspondiente lo llame a cuentas, “pero con fundamento, que me lo hagan ver y si me tienen que meter a la cárcel pues lo pago con cárcel, pero no estoy haciendo nada malo”.

Duque Torres reiteró que en su municipio no hay permisos de ningún tipo; si lo están señalando, entonces que le muestren el número de folio del permiso que supuestamente dio, “a ver si lo tienen, no nada más que hay que hablar por hablar”, por lo que pidió al gobernador Alejandro Tello que por favor, primero indague bien su gente y que lo mande llamar, pero con sustento.


Los comentarios están cerrados.