STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Un equipo de científicos logró obtener imágenes reales en 3D del virus SARS-CoV-2 que produce el COVID-19.

Los especialistas habían escaneado viriones del SARS-CoV-2 con tomografía ciroelectrónica, pero estas imágenes seguían siendo demasiado ruidosas para mostrarse en 3D.

Pero el grupo de científicos de la Universidad de Tsinghua y de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá pudieron convertir estos escaneos en una visualización que muestra la forma de los viriones del SARS-CoV-2.

Nanographics, fundada por científicos de la Universidad Técnica de Viena, eliminó el ruido de la imagen original, la renderizó y le asignó propiedades ópticas y colores.

“Al identificar diferentes partes de las partículas del virus y colorearlas con colores artificiales, podemos mostrarle, por primera vez, el coronavirus real con un detalle sin precedentes”, señalan los científicos.

Estos no son los colores reales del coronavirus, explica Nanographics, pues para objetos en una escala tan pequeña como los virus, los colores no existen en el mismo sentido en que estamos familiarizados con ellos.

Las imágenes tridimensionales del virus no fueron capturadas con fotones de luz visible (que dan color a las cosas), sino con electrones. Los electrones no están asociados con ningún color que nuestros ojos puedan ver.

“Por lo tanto, para mostrar un escaneo de un microscopio electrónico, tenemos que usar colores artificiales (…) Queríamos usar diferentes colores para distinguir varias partes del virus entre sí, porque de lo contrario se mezclarían. Elegimos rosa brillante para los picos, para significar que son la parte del virus responsable de adherirse a las células huésped e infectarlas. El resto del virus se muestra en colores apagados y fríos, lo que sugiere que un virus no es un ser vivo”, agrega.

Este primer modelo atomístico completo puede conducir la investigación biológica hacia nuevas direcciones prometedoras en la lucha contra la propagación del virus, indica la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá.


Nuestros lectores comentan