ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) advirtió que falta coordinación, monitoreo y transparencia en los programas que los estados implementaron durante la pandemia; en el caso de Zacatecas, los dos últimos aspectos se cumplen en menor proporción.

En el estudio sobre las acciones de las entidades contra los efectos de la COVID-19, se expone que el uso de evidencia para el diseño de este tipo de políticas es esencial para conocer su impacto, como los padrones de beneficiarios públicos para evitar duplicidades.

Si bien Zacatecas es uno de los estados con mayores porcentajes de programas con registros de usuarios, el Coneval señaló que 83.3 por ciento no está a disposición, al igual que en otras 11 entidades.

En cuanto a indicadores, que tienen el objetivo de medir el avance de los apoyos, Zacatecas se ubicó en el extremo con menos número de acciones sociales que cuentan con mediciones de resultados, pues, en promedio, están en dos de cada 10 y, de éstos, más de la mitad no son públicos.

Asimismo, una gran parte de los esquemas de apoyos sociales en el estado carecen de estrategias de evaluación; según el Coneval, estos ejercicios se aplican a 20 por ciento del total de medidas desarrolladas durante la pandemia y un menor porcentaje se da a conocer.

“Es importante que se documente y se hagan públicas las herramientas necesarias para diseñar, monitorear y evaluar las intervenciones; lo que se identificó es que muy pocas lo son”, enfatizó el consejo de políticas de desarrollo.

Si bien reconoció el esfuerzo y la respuesta inmediata de los gobiernos estatales, añadió que entre los retos está contar con una estrategia nacional integral, pues “lo que se observa es la generación de acciones y programas específicos que no constituyen una política estructurada”.

Además, el Coneval puntualizó que se requiere la coordinación de los tres órdenes de gobierno, pues subrayó que la mitad de los programas han sido de dependencias estatales y apenas 32 por ciento se realizaron con ayuntamientos.

A nivel nacional se identificaron 667 programas; los estados que aplicaron el mayor número fueron Tamaulipas, con 72, seguido de Morelos y Campeche, con 50 y 43 acciones, respectivamente.

Programas estatales

En Zacatecas se identificaron 30 acciones para contrarrestar las consecuencias de la pandemia de la COVID-19, la mayoría enfocadas a aspectos económicos y de apoyos alimentarios, mientras que únicamente dos se registraron en salud.

De acuerdo con el estudio del Coneval, en materia de salud el estado fue de los que tuvieron menor actividad, aunque destacó en la agilización para contratar profesionales, la disponibilidad de más camas para hospitalización y el reforzamiento del equipo básico en el primer nivel de atención.

Tanto en apoyo a empleo formal como al informal se aplicaron siete programas. En el primer caso, resaltaron los incentivos fiscales, pero no se registraron créditos para micronegocio o subsidios de cuotas patronales; en el segundo, la entidad sobresalió en número de acciones, mediante ingresos temporales.

Para el cumplimiento del derecho a la alimentación, a través de 11 programas se promovió la autoproducción, se benefició a esquemas agropecuarios y cuatro se dedicaron al reparto de despensas a sector vulnerables.

En materia de vivienda, se implementaron tres acciones, de entre las que se reconocieron las enfocadas en garantizar el acceso al agua potable de calidad, al tratarse de un recurso vital durante la emergencia sanitaria.

 


Los comentarios están cerrados.