CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ / NTRZACATECAS.COM

El mantenimiento permanente que recibe la zona arqueológica del Cerro del Teúl, en el Teúl de González Ortega, además de tener las brechas cortafuegos en óptimas condiciones, fueron determinantes para que el incendio que devoró alrededor de 350 hectáreas de pastizales, no dañara la riqueza cultural del sitio.

Carlos Augusto Torres, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), expresó que las imágenes de la propagación del fuego daban un pronóstico pesimista, “hoy ya estamos muy tranquilos”, toda vez que la mañana de este martes el personal del instituto realizó un recorrido para verificar los daños y, de manera preliminar se puede decir que la zona arqueológica está a salvo.

No obstante, reconoció que dos bodegas que se ubican en el lugar para guardar materiales y utensilios de trabajo sí se vieron afectadas, una de éstas se siniestró en 90 por ciento de la estructura y contenido, mientras que otra registró daño parcial.

El delegado comentó que en los primeros recorridos que realizaron los arqueólogos, la mañana de este martes todavía tuvieron que apagar algunos conatos de incendio que se registraron, pero celebró la buena actuación que durante el lunes tuvieron los elementos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), del Ejército Mexicano y autoridades municipales y estatales para controlar el fuego que invadió un 65 por ciento de la zona arqueológica.

Por fortuna, afirmó, el sitio se encontró en “muy buen estado”, debido al mantenimiento constante que recibe, a que el personal tiene cada año capacitación por parte de la Conafor para el control y prevención de incendios y además, de mantener el pasto corto.

Aunque la zona arqueológica actualmente está cerrada al público, dijo, fue evidente que el trabajo de mantenimiento no se ha detenido, pues a pesar de la propagación del fuego, la zona resultó sin ningún daño y la tarde de este martes se concluyó el informe preliminar “y se puede garantizar que el patrimonio cultural de México está a salvo”, a pesar del pronóstico nada alentador.

Y aprovechó para agradecer la labor que realizaron todas las instancias que participaron en la sofocación del fuego, ya que además, la señalética prácticamente también quedó en buenas condiciones y toda la infraestructura quedó en 90 por ciento en buen estado, salvo algunas cosas que deberán reponerse.

El delegado del INAH recordó que el instituto contrata cada año un seguro para proteger todos los bienes en resguardo, por lo que se hizo este día fue notificar a la aseguradora sobre el siniestro, y el siguiente paso será que ésta envíe a sus verificadores para realizar un recorrido en conjunto con la delegación y determinar los montos de los daños que deberán reponerse.

Comentó que posiblemente ese recorrido se realice el viernes y, en un aproximado de una semana estarían en condiciones de dar a conocer el informe final del siniestro.

Por su parte, la presidente Wendy Yazmín González resaltó que este martes los arqueólogos del INAH realizaron un recorrido por la zona, pero “al parecer no hay daños mayores”; por lo que habrá que esperar al veredicto final de los expertos; por lo pronto es buena noticia que el sitio esté a salvo.


Los comentarios están cerrados.