ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

Durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador por la tierra de los cañones, Tlaltenango, algunos grupos, entre manifestantes y simpatizantes, se dieron cita en el Instituto Tecnológico Superior del Sur (ITSS) para saludarlo y hacerle peticiones.

El primer contingente en llegar, y que contaba con el mayor número de personas, fue el de los habitantes de la comunidad de Cicacalco, que manifestaban su descontento porque se eche andar el relleno sanitario, que desde hace seis meses mantienen bloqueado.

Incluso, este grupo de inconformes se presentó desde primera hora al exterior del hotel en que se hospedó el mandatario nacional para exigir que interceda la Federación con un análisis completo que garantice la operatividad del relleno.

Con lonas y pancartas donde expresaban los mensajes: “La tierra no se vende, se ama y se defiende”, “Que no se politice el Relleno Sanitario”, los habitantes recibieron al presidente, quien se comprometió a dar instrucción a la secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores González, para que personalmente revise la situación.

Otros que se manifestaron con peticiones fue un grupo de médicos y enfermeros que atienden en el Hospital Comunitario ubicado en Colotlán, Jalisco, pues afirman que no cuentan con la estabilidad laboral de una base, siendo que son elementos en la primera línea de atención ante COVID-19.

Además, reclamaron que no cuentan con el equipo suficiente para atender las situaciones médicas que se presentan ni los artículos para los protocolos sanitarios indispensables, asimismo, reprocharon la falta en la aplicación de la vacuna contra el coronavirus.

“En el personal de salud no queremos ser llamados héroes, queremos un nombramiento definitivo”; “el
personal de primera línea de salud exigimos estabilidad laboral”; fueron parte de las leyendas que plasmaron en cartulinas.

Una mujer de nombre Mercedes Ramos Velázquez se presentó con una pancarta del fiscal Francisco Murillo Ruiseco para manifestar que las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), no han hecho nada por el caso de su hijo Iván Molina, quien fue asesinado hace dos años en este municipio.

Expresó que, por la pandemia, la carpeta de investigación se encuentra suspendida, no se ha generado ningún avance desde el año pasado, cuando lo único que exige para su hijo es justicia.

FOTO: HUGO LEANDRO


Los comentarios están cerrados.