LANDY VALLE/NTRZACATECAS.COM
LANDY VALLE/NTRZACATECAS.COM

La pandemia por COVID-19 desencadenó el abandono parcial o total en instituciones educativas, tanto públicas como privadas; estas últimas tuvieron que reestructurar el financiamiento, al ser golpeada la economía de las familias zacatecanas como consecuencia de la emergencia sanitaria.

Debido a la deserción en las escuelas privadas, al menos 185 de todos los niveles en el estado podrían cerrar de manera parcial o definitiva, informó Saúl Robles Soto, doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Lo anterior fue revelado mediante el análisis de datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El investigador destacó que el principal problema fue por el cobro de cuotas, pues a pesar de que la contingencia golpeó la economía, hubo instituciones que no modificaron sus mensualidades y, como consecuencia, las hay en riesgo de cierre por pérdida de recursos.

Un total de “475 (escuelas) privadas existían hasta antes de la pandemia y, si cierran 185, el dato que vamos a tener se reduce de manera significativa”, declaró.

En una estimación, el economista advirtió que, ante esta circunstancia, al menos mil 500 profesores “quedarían despedidos” de manera momentánea, “pensando que la desaparición no sea de manera definitiva”.

Agregó que se espera que durante julio y agosto haya reaperturas, “todo apunta que se puede volver a la normalidad con los correspondientes cuidados”, pues antes de marzo de 2020 las escuelas privadas recibían 38 mil 200 alumnos, quienes eran atendidos por 3 mil 800 docentes.

 

“Dejaron solas a las familias”

En el nivel superior el abandono registró 10 por ciento en la Universidad de la Vera-Cruz y el factor principal fue la economía familiar, reveló el director general Carlos Gabriel López Aranda Ramírez.

“Desafortunadamente estuvimos solos, no hubo ningún apoyo para los estudiantes y sus familias; no estoy hablando de la institución, sino que no hubo ninguna solidaridad ni trabajo en equipo de gobiernos municipales, estatales y federales para ayudar a los muchachos; dejaron solas a las familias”, reclamó.

Por otro lado, la directora de la Universidad de Durango Campus Zacatecas, Mónica Ley García, también registró un abandono de las aulas de 10 por ciento desde preparatoria hasta doctorado, en algunos casos los estudiantes regresaron.

“Hubo alumnos que se dieron de baja un cuatrimestre con la idea de que pronto íbamos a regresar y, cuando se dieron cuenta de que no, regresaron; cuando se dieron cuenta de que en realidad íbamos a estar fuera un mes o tres, y que iban a perder un año o más, entonces regresaron a la universidad”.

Sin embargo, el nivel que más afectaciones presentó fue el preescolar, con 40 por ciento, informó Gabriel Santamaría Miranda, director del Colegio Everest.

“En donde nos afectó fue en preescolar porque, obviamente, cómo está un chiquito frente a la computadora; ha sido complejo, entonces, los grados como guardería también se vieron afectados, por lo que abrimos una estancia infantil con un enfoque diferente”, explicó.

Financiamiento

En este contexto, los directivos entrevistados declararon que modificaron sus cuotas con el propósito de atender las necesidades de los estudiantes y sus familias para evitar la deserción que estaba prevista desde que inició la pandemia.

El Colegio Everest realizó descuentos en las mensualidades desde preescolar hasta preparatoria, los cuales pueden se acumulables con otro tipo de deducciones que ofrece la institución.

Por otro lado, en las universidades, se canalizaron facilidades a los estudiantes más afectados por la pandemia y se realizaron convenios con padres de familia o alumnos que presenten “circunstancias especiales, o alguna situación catastrófica”.

A más de un año de que inició la pandemia, el Colegio Everest comenzó a operar de manera reducida las actividades presenciales bajo la dinámica de los Centros Comunitarios de Aprendizaje para quienes presentan algún grado de rezago, en el que asiste el 40 por ciento de los alumnos del colegio de manera regular.

En la Universidad de la Vera-Cruz se inició la apertura de sus laboratorios, con el objetivo de continuar con las prácticas profesionales de los estudiantes.

Estas acciones forman parte de la antesala de un regreso a clases presencial que se efectúa de manera híbrida, pues se continúa con el trabajo de manera virtual.

 


Los comentarios están cerrados.