ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM
ABRIL SOLÍS / NTRZACATECAS.COM

FRESNILLO. Aunque la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), tiene un censo de casi 50 pipas para distribución de agua, y se asegura, al menos dos veces al año, que los propietarios cumplan con los requisitos de servicio, desconocen si este censo incluye a todos los negocios, además de que los precios varían drásticamente entre cada empresa.

Humberto Mariano Salas Torres, director del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Fresnillo (Siapasf), precisó que estos negocios no están regulados por este organismo, ya que tienen sus propios pozos, por lo que la venden a los precios que ellos deciden.

“Hemos encontrado personas que dicen que van desde los 280 hasta 450 pesos la pipa, entonces, no hay ninguna normatividad para ellos y sí se cometen abusos con la población”.

Por ello, el Siapasf exhorta a las personas que tengan contrato con el sistema, que se comuniquen para programarles el servicio de pipa y no tengan que pagar gastos extraordinarios.

También, dijo que se desconoce la calidad del líquido que expenden, ya que algunos usuarios externaron que al estar en contacto con esa agua les genera reacciones adversas en piel y ojos, pues no están supervisadas y la calidad es dudosa.

“Nosotros sabemos que cumplimos con la norma 127, que es la que nos exigen para el abastecimiento público urbano, aparte, diariamente nos están haciendo monitoreos el Sector Salud, así como la Comisión Nacional del Agua [Conagua] para cumplir con esa norma, pero las particulares se van por la libre y no tenemos ninguna certeza de la calidad del agua que distribuyen ellos” abundó.

Por su parte, José Ángel Martínez Delgado, coordinador de Cofepris, aseguró que el control de estas pipas le corresponde a Siapasf, ya que son unidades de extensión de este organismo al suplir las funciones del sistema.

Por su parte, Cofepris revisó cerca de 50 pipas en el municipio para supervisar que cumplan con las normas y que entreguen el agua clorada, sin embargo, precisó que este censo podría no incluir a todas las pipas del municipio.

“El control debe ser ellos porque ellos están haciendo la función que debe hacer el Sistema de agua potable”.

Añadió que estas pipas se visitan al menos dos veces al año para vigilar que cumplan con todos los requisitos, hasta ahora se ha encontrado que no ponen cloro al líquido, que no llevan bitácoras de donde están entregando para dar rastreabilidad y son notificados.

Ante esto, los propietarios atienden las indicaciones y corrigen, por lo que no se aplican sanciones.

Cabe resaltar que en temporada de estiaje la demanda de este servicio aumenta de forma considerable.

Foto Reforma

Los comentarios están cerrados.