STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. “Vivimos en un mundo fraccionado territorialmente y fusionado tecnológicamente por obra y gracia del internet; lo que sucede en el mundo virtual tiene efectos en el mundo real”, destacó la comisionada presidenta Fabiola Torres Rodríguez, durante su participación en el Seminario Internacional Los Retos de la Protección de Datos Personales en la Era Digital, organizado por el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO).

Al impartir la sesión Datos personales, ciberseguridad y Convenio de Budapest, resaltó que nuestro país participa solamente como observador en dicho convenio, que a la fecha es el único instrumento internacional vigente en materia de ciberdelito.

“En materia de ciberdelitos debemos ir más allá de lo regional y lo local, es imprescindible la adhesión de México a este tipo de instrumentos, pues requerimos el apoyo de un marco legislativo internacional” afirmó.

Señaló que, en la actualidad, el mundo está fraccionado territorialmente y fusionado tecnológicamente por obra y gracia del internet. “Es importante destacar que lo que sucede en el mundo virtual tiene efectos en el mundo real” indicó.

Apuntó que el reto en materia de ciberseguridad es mayúsculo, pues México inició el 2021 con 92 millones de personas conectadas a internet, de las cuales más de 3.5 millones son nuevos usuarios; también incrementó el uso de redes sociales, al sumar 11 millones de nuevos usuarios activos en Facebook y YouTube principalmente.

“Cada actividad de la vida cotidiana que realizamos a través de las tecnologías de la comunicación, involucra uno o más de nuestros datos personales” dijo, al resaltar que, mientras disminuye el robo a mano armada, ha ido en aumento el robo a través de medios electrónicos como la banca en línea, el asalto a cuentas, la suplantación de identidad y la infección con virus maliciosos, delitos que atacan a personas, empresas y gobiernos.

Destacó que el confinamiento generado por la pandemia del COVID-19 acentuó el uso de internet de manera excesiva, y con ello los ataques en el ciberespacio. “Nuestra seguridad futura depende de que sepamos transformar la capacidad para protegernos contra las amenazas cibernéticas: tanto la infraestructura civil como la capacidad militar dependen de sistemas digitales seguros” señaló.

Finalmente, concluyó que en México aún queda mucho por hacer, comenzando por crear una ley dedicada a la ciberseguridad, ya que la disposición existente es aún limitada.

En la sesión del seminario también participó Carlos Aránguez Sánchez, profesor titular de la Universidad de Derecho Penal de la Universidad de Granada, quien resaltó que el actual marco legislativo de muchos países se ha quedado atrás, ya que hace 20 años no existía ninguna de las aplicaciones que hoy se emplean en la vida diaria. “En el siglo XXI nuestros datos son el pago por el uso de estos programas” subrayó.

En ello coincidió Jersain Zadamig Llamas Covarrubias, abogado especializado en Tecnologías de la Información y Comunicación, al afirmar que, el Convenio de Budapest por sí mismo, no contempla a los datos personales sino a la seguridad de la información, sin embargo, está por adherirse un capítulo dedicado a ellos. “Hay mucho por hacer y Europa es el modelo, sin embargo, ahora le toca a México adherirse, ojalá pronto exista la voluntad política para ello” finalizó.


Los comentarios están cerrados.