ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Durante la homilía dominical el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, expuso que en la actualidad las personas tienen dos realidades que lastiman, la enfermedad y la muerte, y que solo se pueden superar con un acercamiento a la Iglesia.

Detalló que uno de los duelos más constantes en la sociedad, que todavía vive una pandemia, es no haberse podido despedir de los seres queridos que fallecieron, por lo que recomendó “aceptar a Jesucristo, para compensar la falta de amor”.

Aseguró que en el pasaje bíblico leído en la misa dominical en la Catedral Basílica se afirmó que la enfermedad más grave es la falta de amor, porque ese vacío aleja a las personas de las relaciones sociales y se llega a “una muerte espiritual”.

“Hemos experimentado esto ya a casi un año y medio de transcurrida la pandemia y nos ha hecho pensar sobre la fragilidad humana, la enfermedad y la muerte”.

Enfatizó que la enfermedad y la muerte se pueden superar creyendo en Jesús, “para que él sane nuestro corazón, pidamos que nos levante y nos diga que no estemos muertos en vida para seguir caminando”.

Hizo un llamado para que las personas que se alejaron de la Iglesia se acerquen nuevamente para encontrar una alternativa si a su vida llega la enfermedad o la muerte de un ser querido.

 


Los comentarios están cerrados.