LANDY VALLE / NTRZACATECAS.COM
LANDY VALLE / NTRZACATECAS.COM

Durante la ceremonia dominical, Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas, hizo una petición especial por las personas y familias desplazadas de sus lugares de origen por las consecuencias de la violencia.

En el contexto de inseguridad en el que se encuentra el estado, Noriega Barceló llamó a las familias zacatecanas a ser “portadoras de paz”, con el objetivo de combatir la violencia y la situación epidemiológica que se vive por la COVID-19.

“Seamos mensajeros, portadores, personas que donde quiera que estemos con cualquier gesto que hagamos seamos portadores de paz”, exhortó.

Pidió trabajar en conjunto para la construcción de la paz, con gestos “sencillos” y el compromiso de denunciar el mal donde este se encuentre.

Asimismo, invitó a colaborar en el combate a la pandemia, pues aseguró que no solo es trabajo del personal sanitario, sino de todos como sociedad, sin olvidar las medidas instruidas por las autoridades, sobre todo en este periodo vacacional.

“Ahí tiene que mostrarse el discípulo, tiene que mostrar su misión y esto no es cosa solo de los profesionales, es cuestión de todos, compromiso de todos, ahí donde estemos”, expuso.

Aseguró que, si todos contribuían con “su granito de arena, podría ser posible promover la paz y hacerla realidad desde donde se esté”.


Los comentarios están cerrados.