AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. En México sólo el 10 por ciento de los residuos electrónicos se reciclan; el 90 por ciento restante tiene un paradero incierto, alertaron especialistas.

Un residuo electrónico es un aparato electrónico que ha dejado de funcionar por estar dañado o uno funcional que fue desechado por actualización u obsolescencia.

Estos aparatos pueden contener sustancias tóxicas consideradas residuos peligrosos por contener materiales como mercurio, por eso requiere manejo diferenciado.

«(En América) el primer lugar (en generación de residuos eléctricos) es Estados Unidos, con una generación anual de 7 millones de toneladas. El segundo lugar es Brasil con una generación anual de 2 millones de toneladas anuales y México en tercer lugar con 1.1 millones de toneladas.

«El continente americano tiene un porcentaje de reciclaje del 9 por ciento, en el caso de México es del 10 por ciento», dijo Ives Gómez Salas, coordinador general de Proyectos COP del PNUD en México en conferencia con medios.

Televisores, celulares, computadoras, grabadores y reproductores de sonido son de los aparatos más desechados y con la pandemia los residuos electrónicos podrían aumentar.

Especialistas coincidieron que se requiere de inversión público-privada para aumentar los niveles de reciclaje.

Asia es el primer generador de residuos electrónicos con 24.9 millones de toneladas, le sigue América con 13.1 millones de toneladas y Europa con 12 millones de toneladas, complementó Ricardo Ortiz Conde, director general de Gestión Integral de Materiales y Actividades Riesgosas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En tanto, África y Oceanía están en las últimas posiciones.

A nivel mundial, la generación de residuos electrónicos en 2020 fue de 53.6 millones de toneladas, de las cuales sólo el 17.4 por ciento quedaron oficialmente documentadas como acopiadas o recicladas.

El resto 82.6 por ciento de los residuos electrónicos cuentan con un paradero incierto.

De ese porcentaje no documentado se detectan cada año 50 toneladas de mercurio y 71 mil toneladas de plásticos BFR, que tienen un efecto inhibidor en la combustión de materiales orgánicos que se liberan al medio ambiente.

Así, un total de 98 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) se liberaron a la atmósfera por residuos electrónicos que no se gestionaron de forma ambientalmente adecuada, lo que equivale al 0.3 por ciento de las emisiones mundiales relacionadas con energía, alertó el director.

El reciclaje de residuos electrónicos lo lidera Europa, que recicla el 42.5 por ciento de los residuos; seguido de Asia, que trata 11.5 por ciento de sus residuos; y en tercer lugar está América.

De la obtención de materiales de los residuos electrónicos, incluidos metales preciosos, se estiman beneficios potenciales a nivel global de hasta 57 mil millones de dólares, aseguró Ortiz Conde.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.