EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM
EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM

ARGENTINA. Argentina se convirtió este miércoles en el primer país de América Latina en autorizar documentos de identificación para personas no binarias.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció la puesta en marcha del Documento Nacional de Identidad (DNI) para personas que no se identifican con los géneros masculino ni femenino.

La medida contempla sumar la categoría ‘X’, además de ‘F’, para el femenino y ‘M’, para el masculino, en el DNI y el pasaporte a fin de contemplar el derecho a la identidad de género. La identidad de género se refiere a la vivencia individual del género de acuerdo como cada persona la siente y la vive.

El DNI es un documento para la ciudadanía argentina, en el país o en el exterior, y los extranjeros con domicilio en ese país.

“La humanidad tuvo que recorrer un largo trecho para entender que habían: todos, todas y todes”, dijo el mandatario durante una conferencia de prensa.

La madrugada de este miércoles se publicó el decreto en el Boletín Oficial, el cual explica que el derecho a la identidad de género tiene una directa vinculación con el derecho a no sufrir discriminación.

Además, se reconoce que si bien la nomencatura ‘X’ para ‘sexo sin especificar’ aun no ha sido admitida a nivel mundial, existen países con políticas que establecen un tercer género.

“Se debe reconocer el derecho a la identificación a aquellas personas cuya identidad de género se encuentre comprendida en opciones tales como no binaria, no especificada o indefinida u otra opción con la que pudiera reconocerse la persona”, se lee en el documento.

El término no binario designa a las identidades de género que se reconocen con aspectos tanto masculinos y femeninos y, por ende, no se encuentra a sí misma con un término absoluto o dicotómico como: hombre o mujer.

Las personas no binarias consideran que nombrarse de este modo no significa que tienen que tener una apariencia andrógina, sino que simplemente viven fuera del binario.

Foto Cortesía El Financiero


Los comentarios están cerrados.